miércoles, 3 de diciembre de 2008

Come si fa?

Es lo que dicen los italianos cuando se enfrentan a un dilema o a la imposibilidad aparente de resolver una situación. Y vean si no este dilema cornuto.

The Huffington Post, un blog progre de noticias, chismes y links a otros sitios ha logrado levantar 25 millones de dólares de financiación. Enhorabuena. Pero lo ha hecho apalancado en un valor de mercado que se estima ¡en 100 millones de dólares!

Es decir, esos inversores consideran que HuffPo es tres veces más valioso que algunas compañías cotizadas, como Lee Enterprises, dueños del Post-Dispatch; AH Belo (entre otros: Dallas Morning News, Providence Journal) o Media General, inventores del Tampa News Center, esa gran experiencia de integración de diario, televisión, radio e internet. Para ubicarse, el valor en bolsa de McClatchy Co es de 150 millones de dólares –dueños de las joyas de Knight-Ridder (Miami Herald, SJ Mercury News…). La capitalización de The NYT Co. es de mil millones y la de The Washington Post Co. de 3.300 millones.

HuffPo tiene 8,8 millones de visitantes únicos mensuales y 46 empleados.

La mayor parte de sus contenidos son links a material que no produce ni debe pagar: información de otros medios, sobre todo, diarios, y columnas gratuitas. Es un negocio basado en avecinar el contenido de otros, que pagan por él. Otros que están en crisis, pasándola mal, echando gente –entre ellos periodistas de genio y de raza– o cerrando.

¿Es esto justo? ¿O debemos llamarles Piratas 2.0?

La Federación Francesa de Editores de Prensa calcula que las radios, las teles y los sitios de internet reproducen diariamente 400 noticias que han sido reporteadas y editadas por las redacciones de los diarios. ¿Los diarios pagan el periodismo y los otros se llevan la publicidad, los beneficios y la fama?

¿Hay modo de ponerse de acuerdo sobre todo esto? De otro modo: ¿qué parte de esos 25 millones de dólares debería HuffPo devolver, en forma de inversiones, a los medios de los que chupa su contenido gratis et amore?

Porque si seguimos así acabaremos sin periodismo y sin publicidad. Todo muy 3.0 y muy cool.
Publicar un comentario en la entrada