lunes, 8 de diciembre de 2008

Jó qué día más malo tenemos

No sé. Uno ve esta primera y le entran ganas de tirarse por el balcón. O de no comprar el diario. O de meterse en la cama otra vez y hasta mañana. Que paren el mundo que me quiero bajar. Etc. No se salva ni el anuncio de Rolex, porque nunca podré comprármelo. Un poquito de compasión con los lectores...
Publicar un comentario en la entrada