jueves, 17 de agosto de 2017

¿A quién le interesa la reunión de portada?

Gran artículo en The New York Times. Se lo copio antes de que nos cobren.


Slug. Spike. Cut and paste.

Some newspaper terms have outlived the physical reality they once described.

Here’s another: Page 1 meeting room.

Never mind that the front page of tomorrow’s newspaper is no longer the lodestar of The New York Times and that the formal gathering known as the Page 1 meeting was given up two years ago.

Dean Baquet, the executive editor, and Joseph Kahn, the managing editor, have announced that a central newsroom meeting space will open this year as part of the renovation of our headquarters. They called it the “new Page 1 room.”

“A square of couches will replace the current vast conference table in an effort to foster a meeting more like the informal coverage conversations that happen in our offices; glass walls will promote transparency and, along with the room’s location, make the space more accessible to the rest of the newsroom,” they told the staff. “When not in use for a meeting, Page 1 will serve as a lounge of sorts available to anyone who wants to get away from their desk to work or meet casually.”

Long ago, all you needed for a Page 1 meeting at The Times was the space between Raymond H. McCaw’s ears. Mr. McCaw became the night managing editor in 1930. From a partitioned enclosure called the bullpen, where a powerful herd of nightside editors sat, he effectively ruled the paper. “McCaw had final say about editing of stories, their space allotment and position, and, most important, which stories would appear on Page 1,” Arthur Gelb wrote in his book “City Room.”

In 1946, however, an up-and-coming assistant managing editor, Turner Catledge, began holding a daily news conference at 4:30 p.m., to which the city, national, foreign, financial and sports editors were invited, as well as the bullpen editors. It was so impromptu at first that the editors met standing up. In “My Life and The Times,” Mr. Catledge explained: “The Times newsroom had no conference table (a problem that was overcorrected in later years when we had too many).

“Each editor would report to me on the news he had for the next day,” Mr. Catledge wrote, “and soon the editors would be discussing and criticizing their own stories and those of the other departments. I think some of the editors felt that these daily meetings were a threat to their longstanding autonomy (I certainly regarded them as such), yet to a greater degree I think the meetings were appreciated for giving the paper a central focus that had not existed for a long time.”

After Mr. Catledge became managing editor in 1951, the news conference moved into his office, which had a table that could seat about a dozen editors. During A. M. Rosenthal’s years as managing editor and executive editor, beginning in 1969, a preliminary news conference was held at 3:45 p.m. among deputy or assistant editors, followed by a 5:15 meeting in which department heads battled one another for the few precious slots on the front page.

The Page 1 meeting was moved to 5 o’clock under Max Frankel, who succeeded Mr. Rosenthal in 1986. “I let nothing take precedence over this 40-minute discussion among all the top editors of the 20-odd stories that department heads nominated for possible front-page display,” Mr. Frankel wrote in “The Times of My Life and My Life With The Times.” “I invited all their opinions before choosing six or seven articles and two or three photographs and then presiding over the page’s design.”

“To encourage candid conversation, I admitted only a few visitors to these meetings,” Mr. Frankel continued. “I turned down scores of requests from writers and filmmakers who wanted to record these conferences.” The first dedicated Page 1 meeting room — not part of the executive editor’s suite — opened in 1998, less than a decade before The Times moved out of its longtime headquarters at 229 West 43rd Street. The windowless, charm-free room was placed at the top of an open staircase that was meant to knit together the third and fourth floors of the newsroom.

It was easily outdone by the glass-fronted Page 1 meeting room awaiting the senior editors at the company’s new headquarters, 620 Eighth Avenue, designed by the Renzo Piano Building Workshop, FXFowle and Gensler, which is also working on the current renovation and consolidation of The Times’s space.

Dominating the room like an aircraft carrier with a flight deck of European cherry is a bowed table 25 feet long and 10 feet wide. You can’t actually land a Boeing Super Hornet on it, but you can seat 24 editors together. (Sometimes an equally challenging proposition.) Two dozen more attendees can watch from two long observers’ desks on either side of the room.

Like most furniture at 620 Eighth Avenue, the table was made by UniFor of Turate, Italy. It can be disassembled into 13 separate sections for storage, which is its current fate.

Two years ago, acknowledging the ascendance of mobile devices, Mr. Baquet changed the principal function of the meeting room. “The big daily free-for-all for editors to pitch their stories is no longer called the Page 1 meeting,” Kyle Massey wrote for Times Insider. “It is the 4:30 news meeting, and the printed front page is not on the agenda. A separate meeting for selecting front-page items will now be held at 3:30 p.m. with far fewer editors in attendance.”

Mr. Baquet said at the time that he was interested in finding a new name for the room. Readers suggested “Home Page,” “One Page,” “First Look,” “First Impressions,” “Brave New World” and “Landing Strip.”

Mr. Baquet and Mr. Kahn have done the right thing.

lunes, 14 de agosto de 2017

Un diario que no sale porque no le gusta la noticia


Peculiar declaracionismo de Página 12, que esperó a las tres y media de la madrugada para poder titular con comillas las declaraciones de CFK en lugar de averiguar quién ganó en las elecciones. Pero eso no es todo: mucho más interesante para la historia del periodismo es que Rosario 12 (la versión de Página para Rosario), no salió a la calle el diario Rosario 12 porque no le gustaban los números de las elecciones a  la hora que tenían que salir. Abajo el texto del recuadro que aparece en la portada de Página 12.

miércoles, 19 de julio de 2017

Afirman que se vende El Día de La Plata


Mire por donde al buscar la portada de hoy me encuentro a El Día de la Plata haciendo declaracionismo. En lugar de averiguar si hay o no errores en la facturación del gas, se conforman con el clásico afirman, el verbo preferido de los data-entries que hacen diarios.

Mientras, le prometo averiguar qué es cierto de todo esto, que si no es verdad es verosímil.

domingo, 16 de julio de 2017

Nadie quiere pagar lo que es gratis


No insista. Nadie le va a pagar por las noticias. El público pagaba el papel y la logística, no las noticias y no compraba el diario si lo podía leer de ojito o manguearlo el bar. No queda otra que cobrar muy poco dinero a muchos, muchísimos, clientes a quienes les llegue periodismo de calidad por las vías que hoy llega la información.

La perversión del periodismo no hará más que mejorar el periodismo, pero mientras llega el momento, tenemos que encontrar la fórmula.

martes, 4 de julio de 2017

El periodismo es el futuro del periodismo


Desde que Jeff Bezos se lo llevó al Washington Post casi no lo puede ni ver en el diario. Martin Baron, la estrella de Spotlight no para de viajar. Aquí una nota en el sitio de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) sobre las presentaciones las jornadas de la Associação Brasileira de Jornalismo Investigativo (ABRAJI). En la foto Martin Baron comparte escenario con Rosental Calmon Alves, omnipresente en estos encuentros. Buena idea de ABRAJI, de ADEPA y de Rosental.

Ya sabrá que no me gusta llamar de investigación a ningún periodismo porque no hay periodismo sin investigación. Es al fin y al cabo lo que dice Baron cuando dice que el Washington Post siempre hace periodismo de investigación. Es que el periodismo es el futuro del periodismo.

jueves, 29 de junio de 2017

Buque insignia


Cuando le expliqué a un periodista que El Territorio no es un diario no me entendió, así que seguí explicando que El Territorio tiene un diario, para ilustrar la idea de que el diario es apenas uno de tantos soportes de una empresa periodística. "-Bueno, pero es el buque insignia", me contestó.

No sé si pensaba en la fragata Libertad, que es el buque escuela de la armada argentina, pero me gustó la idea y por eso la cuento. El diario es nuestra fragata Libertad, quizá el buque más conocido de la flota de mar argentina, pero no necesariamente su buque insignia, que es el del jefe de la flota, sea el que sea. La fragata Libertad no sirve para ganar batallas pero nadie niega su utilidad, como emblema y como tradición.

Sea o no sea el buque insignia, la Libertad es un buque escuela. Otra nota bien interesante de los grandes veleros de nuestras armadas, muy aplicable a los periódicos que integran una flota de medios bajo una misma cabecera.

Buena idea la de aquel periodista de la televisión pública de Misiones.

martes, 27 de junio de 2017

El desplazamiento del eje comercial


Lea esta columna de Arcadi Espada en El Mundo de hoy. Los periodistas de diarios siempre hemos dedicado la mayor parte de nuestro esfuerzo a los títulos y sobre todo a los de la portada. Sabemos hace muchos años que la inmensa mayoría de los lectores solo ve fotos y lee títulos y que los que llegan al final de la nota son unos próceres que merecen monumentos en nuestras plazas. Pero como dice Espada, los títulos ahora no se cobran, son gratis, no porque cambió la ética de la profesión sino porque cambió el eje del negocio comercial del periodismo. Va el final:
Los periodistas deben asumir que la noticia y, más dolorosamente aún, la noticia exclusiva puede seguir siendo eje moral de la comunidad de lectores, pero ya no es el eje comercial. El eje comercial se ha desplazado, probablemente, del qué al cómo. Todos los elementos no automáticamente replicables del periódico, éticos pero también estéticos, es decir, lo que en términos generales puede llamarse la experiencia de lectura de un periódico, son los que van a caracterizar los únicos proyectos periodísticamente viables.

lunes, 26 de junio de 2017

Wiener-Schnitzels con vino blanco


Lea esta nota de Miguel Wiñazki en Clarín de hoy. Relata el almuerzo de nueve editores que se encontraron en Viena en la reunión anual del GEN (Global Editors Network). Bueno, no todos son actualmente editores porque Rosental Calmon (el que toma la selfie) es profesor hace años y Carlos Guyot se está yendo de La Nación. No dice nada nuevo ni revolucionario Marty Baron cuando da con la esencia del periodismo:
Si fallamos en contar la verdad, los lectores no nos van a perdonar.
El resto tampoco es novedad: "tengamos historias propias"; hay que medir pero "los principios son más importantes que las métricas"; tenemos que saber para quién escribimos, el periodismo de calidad es lo que hace fuertes a los medios...

Tampoco es nuevo eso de pasarla bien los periodistas hablando de periodismo, esta vez en un restaurante de Viena comiendo Schnitzels con vino blanco.

lunes, 19 de junio de 2017

El periodismo necesita una empresa


Copio el artículo de John Müller que con el título de este post se publicó hoy en los medios gráficos (y sus portales) de Vocento. El link es de Las Provincias de Valencia que es el único que puedo abrir (siempre hay una brecha en los muros de pago).
Un editor para el que trabajé hace muchos años tenía un cartel en su despacho que decía: «La libertad de imprenta es para los que tienen una». Entonces pensé que era una muestra de cinismo, pero con el tiempo he llegado a la conclusión de que era un recordatorio de que no hay periodismo sin empresa. 
Es cierto que muchos se ilusionaron con lo que se llamó 'periodismo ciudadano' o con la refrescante irrupción de los blogueros, pero a la larga nada de esto ha sustituido la necesidad de estructurar empresas para sostener la difusión de informaciones, sea a través de diarios digitales o impresos, radios o televisiones, smartphones o tabletas. Ni siquiera la poderosa irrupción de internet ha cambiado el hecho de que el periodismo sólo se puede ejercer con verdaderas garantías en el marco de una empresa. 
Y hablo de empresa en un sentido similar al de Ronald Coase, no me interesa tanto la búsqueda del lucro, siempre esquivo, como la compleja sumatoria de procesos, relaciones y transacciones que supone para cumplir su misión. De hecho, hay medios que se asientan en fundaciones sin fines de lucro, pero organizados como empresas. 
Las nuevas tecnologías de la comunicación extendieron hasta tal punto los límites de la libertad de expresión que la confundieron con el periodismo profesional. Pero no hay bloguero en el mundo que pueda desarrollar en solitario una investigación que desafíe al poder como sucedió con el Watergate, con el 'caso Ibercorp' o con los 'papeles de Panamá'. Y no lo hay porque en el periodismo, aunque haya un firmante, un director o un columnista, siempre hay detrás un trabajo colectivo amparado en una marca. 
Hoy nos encontramos con que algunas de esas empresas no tienen un futuro porque no han sabido adaptarse. Y muchas no han sabido porque han buscado la innovación en el sitio equivocado. Por ejemplo, en las redacciones. Es verdad que las redacciones son un lugar muy apasionante, pero no estoy seguro de que sea el más innovador. 
Si repasamos los inicios de internet descubriremos que, en la mayoría de los medios de comunicación, el primer sitio al que llegó un módem y en el que hubo un correo electrónico fue en la sección de Documentación. Lo lógico es que ese departamento generara las innovaciones. Pero no ocurrió porque todo el mundo sabe que, salvo excepciones, en la prensa española a Documentación se le llama 'galeras' y ahí están muchas de las personas que el director no quiere ver en la redacción. (Sólo conozco un caso en el que Documentación generó una innovación, pero como carecían del prestigio de otros departamentos, los gestores dejaron de apoyarla y la idea -que nunca sabremos si era buena o mala-, murió). 
Imaginemos que ese primer módem se hubiera instalado en otro lugar. En Publicidad y Marketing, por ejemplo. Quizá habrían sido capaces de generar un negocio en torno a los anuncios clasificados como Craiglist o de inventarse un Tripadvisor o un Booking. Y en Distribución y Logística ¿no habría surgido un Über o un Amazon? ¿Y a los de Atención al Cliente no se les hubiera ocurrido un Twitter? 
A veces, como en las viejas bibliotecas, es imprescindible buscar en el lugar adecuado.

miércoles, 7 de junio de 2017

Posverdad, mentira y noticia deseada


Les paso este texto de Miguel Wiñazki que me llega por correo electrónico desde Clarín con motivo del Día del Periodista (en la Argentina se celebra hoy). Wiñazki es profesor y licenciado en Filosofía y Fellow de la Universidad de Michigan. Es secretario de redacción y jefe de Capacitación Periodística del diario Clarín. También es presidente del Consejo Asesor de la Maestría en Periodismo del Grupo Clarín, la Universidad de San Andrés y la Universidad de Columbia. Es autor de once libros, entre otros La Noticia Deseada, Periodismo, Ficción y Realidad, Sobremonte, Moreno, el Fuego que inventó la Patria, La Sangre y la Infamia, La Locura de los Argentinos.
La mentira ha adquirido un nuevo eufemismo, la “posverdad”. Uno de los artilugios semánticos para definir lo que existe desde siempre, la falsedad deliberada.
El concepto se asocia ahora con las redes sociales que emiten sin chequeo noticias que “no son”, también denominadas “hechos alternativos”. 
En rigor son engranajes de lo que definimos como “Noticia Deseada”, la que se instituye desde el deseo y no desde la constatación fáctica de su existencia.
La posverdad tiene en general un ciclo breve de existencia, como un insecto molesto de corta vida pero siempre dañina. Su diseño, un camouflage de la verdad, suele ser muy rústico, por ejemplo: “El Papa apoya a Donald Trump”. La afirmación es de inmensa banalidad, pero en los hechos esa mentira incidió durante un lapso en cierto sector del electorado norteamericano que lo creyó en principio.  
El antídoto frente a las catapultas de mentiras que se disparan muchas veces con deliberación y alevosía desde las redes reside en la búsqueda periodística tradicional, circunscripta siempre a un protocolo del chequeo y de la verificación fáctica de cada suceso. 
Los medios de referencia no pueden mentir sin hundirse rápidamente. Sin credibilidad se diluyen. En cambio el anonimato que suelen proveer las redes a quien quiera permanecer encubierto ofrece la posibilidad de continuar con los engaños y sin costos, porque esas simulaciones no tienen autoría, ni responsables visibles. 
La lógica de la investigación periodística trabaja desarmando apariencias.
Porque efectivamente, las apariencias engañan.

domingo, 4 de junio de 2017

El Territorio y las dictaduras

Copio la columna que se publica hoy en El Territorio:

***

Así es el periodismo

Anteayer El Territorio cumplió 92 años. Aunque hace tiempo que no es un diario celebramos el nacimiento de esta empresa el día que salió el primer número del diario y eso ocurrió el 2 de junio de 1925.

Los diarios cuentan los años de vida desde el momento en que salen a la calle. No cuentan los meses o los años de gestación, cuando ocurren hechos bien concretos como la constitución de la sociedad editora, la llegada de los primeros empleados o la compra y puesta a punto de la planta impresora... lo que pasó antes de la salida del primer número es puro embarazo. También en esto los diarios son como seres vivos, con código genético y fuerza propia. Todos los días nos sorprenden ésta y otras cuestiones que tienen que ver con la industria del periodismo, pero sobre todo con los periódicos. La principal –y muy actual en la era en que todo se puede cambiar– es que hay que animarse a dejar testimonio en un soporte perdurable. Esa condición de los diarios es la base de su credibilidad, mucha o poca, que hoy trasmiten al resto de los medios asociados a su cabecera. El diario es el buque insignia, pero es uno de tantos barcos que componen la flota de El Territorio.

Toda la industria del periodismo, en el medio o soporte que sea, funciona con novedades difundidas en un molde bien preciso. Por eso el diario es todos los días exactamente el mismo y todos los días es completamente distinto. Hasta el próximo 2 de junio tendremos 92 años y seremos a la vez insolentemente jóvenes porque nacemos todos los días. Es otra de las cosas que sorprenden en un diario, pero déjeme contarle algo que probablemente no sepa:

Hace un par de semanas pasamos los 100.000 me gusta en Facebook. Quizá no le diga nada puesto así, por eso le explico que cien mil personas distintas ven todos los días los contenidos que El Territorio publica en Facebook y muchos de ellos entran al sitio de El Territorio desde allí. Más gente todavía llega por distintas vías al sitio web de El Territorio y no le digo nada si contamos los contenidos que se difunden por la radio y la televisión.

Me preguntaban el viernes, en una entrevista con motivo del aniversario, cómo vivió El Territorio los años de dictadura. ¿De qué dictadura? le contesté con una pregunta, porque El Territorio las soportó a todas. Cuatro años después de la fundación de El Territorio el general José Félix Uriburu derrocaba con un golpe de estado a Hipólito Yrigoyen y establecía la primera dictadura desde la constitución de 1853. En 1930 su fundador y primer director –Sesostris Olmedo– fue detenido y se impidió la salida del diario. En 1950 el gobierno de Perón apresó al segundo director, Humberto T. Pérez, que pasó casi todo un año en la cárcel de Villa Devoto. Entre los años 1975 y 1976 más de una vez atacaron con bombas incendiaras la antigua sede de la calle La Rioja. En 1980 sufrió la fuerte represión del gobierno militar con amenazas de cierre… Es parte de la historia de El Territorio, pero de nada de eso nos quejamos: las adversidades no hacen más que fortalecer a este ser vivo que es el diario.

Así es el periodismo, hoy más vivo que nunca debido al caos de la información que han producido las redes sociales al multiplicar hasta el infinito las fuentes. Y lo más grave es que han mezclado la verdad y la mentira en una maraña difícil de desentrañar. Para colmo los algoritmos que buscan nuestras preferencias nos dan solo lo que han averiguado que nos gusta, así que corremos el riesgo de perdernos muchas noticias que deberíamos conocer para tomar decisiones importantes. Ahora imagínese estas armas en manos de los autoritarios o de los que quieren manipularnos…

La misión del periodismo ha sido y será siempre la de satisfacer la necesidad humana urgente de conocer toda la verdad. Por eso hoy es todavía más necesario que en estos 92 años que ya cumplimos.

viernes, 2 de junio de 2017

La era de la singularidad

Súper interesante la entrevista de Alejandro Fantino a Jaime Durán Barba en el programa Animales Sueltos de anoche, muy útil si su negocio es el periodismo.

jueves, 1 de junio de 2017

La Unión de Catamarca vuelve a ser un diario

Ayer volvió a salir a la calle el diario La Unión de Catamarca (Argentina). La expresión diario de papel es un pleonasmo, por eso no llamo diario a un digital, que es lo que fue (y sigue siendo) La Unión desde el pasado 16 de noviembre hasta ayer, cuando volvió a salir a la calle bajo la dirección de Andrés Quiroga, catamarqueño de 28 años. 


La Unión confirma la credibilidad del papel

Gracias GP*.

Cerró el diario La Unión de Catamarca, en Paper Papers, 16/11/2016

miércoles, 31 de mayo de 2017

Jorge Lanata a los 56

Jorge Lanata estuvo anoche en Intratables. Aquí está el programa completo. Vale la pena.

domingo, 21 de mayo de 2017

Gracias Rafael Correa (y adiós)


No toca seguido eso de publicar en portada la foto del presidente rompiendo tu propio diario. Pasó hoy en La Hora de Quito. El presidente Correa rompió un ejemplar del periódico y también persigue a Luis Eduardo Vivanco, su propietario y editor general, por publicar este tuit (aquí la historia):


No es la primera vez que Rafael Correa rompe diarios y el diario de Vivanco no es el único que publicó la foto:


El Universo también fue víctima de los berrinches fetichistas de Correa en sus sabatinas; el programa de todos los sábado a la mañana, de unas cuatro horas, en los que Correa daba su versión de la semana ante un público aplaudidor. El de ayer su el último porque Correa deja el poder este miércoles. 

Lo que asombra es la reacción adolescente de Rafael Correa (y no solo de Correa), que hace buena publicidad al diario que desprecia con esta especie de product placement. Tampoco parecen saber que cuando rompen un ejemplar no rompen la edición, que sigue en la calle reclamando a sus lectores más que nunca. Si quisiéramos hacer una campaña publicitaria con este impacto nos costaría carísima. 

Quizá Correa sabe muy bien que los diarios son un símbolo y una franquicia de su credibilidad. Y si no lo sabe lo está diciendo con sus gestos. Además por cada ejemplar impreso, cabeceras como La Hora multiplican por 10, por 20 o por 30 las visitas en sus sitios de internet; mucho más después de estos berrinches.

Gracias Rafael por leer los diarios y por darle la importancia que merecen.

Fetichismo puro, en Paper Papers, 2/2/2015
Los mejores lectores de diarios del mundo, en Paper Papers, 26/2/2013

lunes, 15 de mayo de 2017

It's time to fix the news


Le recomiendo la entrevista a Jimmy Wales que aparece en castellano (el original es de Die Welt) en la edición de hoy de El País de Madrid. Wales es uno de los fundadores de la Wikipedia que ahora se lanza al proyecto de WikiTribune, un medio sostenido por los lectores.

Hay muchos datos sobre el proyecto de Wales, que hoy tiene ya más de 10.000 aportantes (que no son suscriptores), seis periodistas contratados de los diez con los que esperan empezar dentro de nueve días.

Les paso la mejor de todas las respuestas, a la última pregunta de la entrevista de Die Welt.
P. Señor Wales, ¿se arrepiente alguna vez de haber convertido Wikipedia en una fundación en vez de haber comercializado la enciclopedia? Si lo hubiese hecho, a estas alturas formaría parte del club de los megamillonarios de las tecnologías de la información.

R. [Risas] La verdad es que solo lo pienso cuando los periodistas me lo preguntan, lo cual ocurre continuamente [risas]. Voy a decirle por qué me gusta mi vida tal como es. Aquí, en Londres, hay muchos bancos que amasan toneladas de dinero, mucho más de lo que yo veré en toda mi vida. A mí me parece de lo más aburrido. Mi vida, en cambio, es interesante. Nunca me habría podido imaginar, ni siquiera a los 30 años, que me iba a reunir con el jefe de la censura china en una misión diplomática para hablar con él de la importancia de la transmisión de conocimiento en el mundo. Mi vida es fantástica, tengo posibilidades increíbles, puedo transmitir ideas. Eso es un privilegio enorme. Nunca la cambiaría por una tediosa vida de multimillonario. Tendría montones de dinero, me vería obligado a trabajar en una empresa aburrida. No, no cambiaría mi vida por eso. Lo que yo hago es mucho más emocionante.

lunes, 8 de mayo de 2017

sábado, 6 de mayo de 2017

La prensa y las democracias maduras

MAÑANA

Segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia.
Se enfrentan Marine Le Pen (extrema derecha) y Emmanuel Macron (liberal moderado).
Libération es el diario de la gauche divine francesa.

HOY


AYER


Está claro, por lo menos para mi, que en las democracias maduras y serias no hay veda política, ni ley seca, ni voto obligatorio.

martes, 2 de mayo de 2017

miércoles, 19 de abril de 2017

Las noticias falsas y el futuro del periodismo


Decía el viejo Borges que los textos se imprimen para dejar de corregirlos.

¡Se imprime! gritamos en la redacción del diario cuando está lista la portada. Ese hecho que hoy puede parecer antiguo es una de las garantías de credibilidad de nuestras cabeceras.

La impresión fija los textos mientras que internet es una edición eterna. Hay que animarse a imprimir y a poner el sello que dice a esto lo digo yo.

Y por eso los periódicos han sido y parece que seguirán siendo marcas curadoras de periodismo.

Las noticias falsas son una prueba de esto y una garantía del renacer del periodismo y de las cabeceras que ofrecen credibilidad. También de los periodistas individuales que con sus nombres certifican lo que dicen en los medios para los que escriben o en sus cuentas personales de internet.

Coincide con esta idea de revalorización de periodismo Fernando Ruiz, para quien las noticias falsas tienen tres causas:
1. La revolución en el sistema de medios (con fenómenos digitales que rearticulan el sistema de la verdad).

2. El crecimiento en el mundo de los movimientos populistas y autoritarios (que “tienen una relación de amor libre con la mentira”).

3. La tendencia de las audiencias a buscar informaciones que sostengan sus creencias previas.
No puedo estar más de acuerdo. Aquí la nota completa del debate organizado por ADEPA.

martes, 11 de abril de 2017

Por fin premian a un fotógrafo free-lance


Daniel Berehulak ganó el premio Pulitzer de fotografía con su serie sobre la mano dura contra los narcotraficantes en Filipinas. La serie apareció como reportaje gráfico en el sitio del New York Times y se presentó como features y no como breaking news, pero fue cambiada de categoría por el jurado.

Berehulak es un fotógrafo free-lance (no trabaja para The New York Times) como son hoy la inmensa mayoría de los fotoperiodistas que hacen cola en el banco de los periódicos hasta que les llega el turno de salir a una cobertura, o salen a buscar la nota para venderla al medio o son contratados por el medio para encargarles coberturas especiales.

viernes, 7 de abril de 2017

Gazeta do Povo se reinventa

Gazeta do Povo, el diario histórico de Curitiba (fundado en 1919), dejará de salir de lunes a viernes el próximo 31 de mayo. Mantendrá la edición de fines de semana (que es una sola y sale los sábados a la madrugada). Además mantendrá otros productos editoriales como las revistas mensuales Haus y Bom Gourmet. El anuncio fue hecho ayer y hoy ilustra su portada.


La idea es centrar la difusión de contenidos en las pantallas móviles. Aquí el anuncio bien original de ellos mismos, con el evento completo de la presentación de ayer (casi tres horas, pero empieza a la hora 1.10) y vale la pena la introducción conceptual de Guillherme Cunha Pereira (desde 1.10 hasta 1.28). Y puede leer más en la revista Amanhã.

martes, 4 de abril de 2017

El cierre de Norte de Ciudad Juárez


El caso del cierre del diario Norte de Ciudad Juárez (estado de Chihuahua, México) es dramático. El dueño justifica el cierre por la falta de garantías de seguridad después del asesinato de la periodista Miroslava Breach. Arriba la última edición (2 de abril) y abajo el editorial en portada del director.


Iba a decir que lo curioso es que la razón de la violencia contra los periodistas parece ser la impresión de papel, ya que el sitio de Norte siguió haciendo periodismo como antes, pero hoy me encuentro con este cartel en su sitio web. Cuando usted lea esto ya no existirá.


NOTA (6/4/17): Me dice MM que mis sospechas son bastante fundadas. Las garantías que le faltan al director y propietario del periódico son políticas y no policiales. El diario dependía del apoyo del gobierno y no de la publicidad comercial, sin otro plan de negocio que hacerle un hueco al estado. El cambio del signo en el gobierno de Chihuahua (del PRI al PAN) los dejó sin pauta y sin recursos.

viernes, 10 de marzo de 2017

Entre el terrorismo y el cinismo


Es el típico caso de terrorismo informativo. O periodismo por aproximación. Una desgracia que hace muy mal al periodismo. Para no gastar su dinero y el mío Mauricio Macri viaja en un avión de línea a una visita de estado a España y otro pasajero del mismo avión contrabandea un alijo de éxtasis, así que Macri viajó con 64 pastillas de éxtasis... 

Pero mire este otro de El Telégrafo, el diario del gobierno en el Ecuador. El cinismo les da para publicar una encuesta mentirosa en favor del candidato del poder político y también para mentir descaradamente con el gráfico:

martes, 7 de marzo de 2017

Vamos por todo

Si usted quiere saber qué querían decir los kirchneristas cuando decían vamos por todo, vea esta entrevista de Alejandro Fantino a Daniel Hadad en Animales Sueltos de anoche. No le digo en qué segundo está porque la entrevista vale la pena entera. Quiero decir que es una clase de periodismo, de empresa periodística y de periodismo y poder.



Hadad apenas hace un gesto recordando aquel vamos por todo que no se oyó pero sí se vio de Cristina Fernández de Kirchner. Fue el 27 de febrero de 2012 en Rosario (200 aniversario de la creación de la bandera nacional).

Vamos por todo es el concepto que resumió la idea de la búsqueda del poder fáctico por parte del matrimonio Kirchner. Sabían por experiencia provincial que el poder político es efímero y que si querían permanecer debían que conseguir el poder real y sobre todo dinero. Por eso fueron por los medios, los bancos, la energía, la producción. Todavía controlan algunos de los que consiguieron, como los que compraron a Daniel Hadad a través de Cristóbal López.

Otra ofrenda al poder y van..., en Paper Papers, 25/2/2015
Consecuencias de las ofrendas al poder, en Paper Papers, 9/5/2013
No tan duro de domar, en Paper Papers, 21/6/2012
La tormenta perfecta, en Paper Papers, 20/6/2012
Daniel Hadad no es Héctor Magnetto, en Paper Papers, 28/4/2012

martes, 14 de febrero de 2017

Foto del Año a la serendipia


El 18 de diciembre del año pasado un fanático mató a balazos al embajador ruso en Ankara. Esta es la foto que tomó Burhan Ozbilici, un fotero del montón que cubría la inauguración de una muestra a la que asistía el embajador en una galería de arte. El fotógrafo atinó a seguir disparando su cámara mientras el loco disparaba su pistola y gritaba Alá es grande.

Ozbilici ganó con esta foto el premio mayor del fotoperiodismo mundial que otorga la World Press PhotoLa foto de arriba integraba una serie presentada en la categoría spot news stories, en la que también ganó el primer premio. La de abajo es otra de la serie, casi tan fuerte como la de arriba. Aparece el embajador y su asesino, que hirió a otras dos personas y luego murió acribillado por la policía.


No lo dicen en la WWP, pero el premio debería ser un homenaje a los fotógrafos que hacen cola a la espera de una asignación en todos los medios del mundo. Bueno a esos que hacen cola, pero están dispuestos a ganar el premio de la WPP en la inauguración de una exposición de pinturas mediocres y tienen la sangre y el fuego para seguir sacando fotos. Lo curioso es que Burhan Ozbilici ni siquiera sabía que estaba contando una historia cuando tomaba fotos antes de los disparos y esta foto hubiera sido, con suerte, un recuadrito que saldría cuatro días después en la página 36. Así funciona la serendipia (serendipity).

***

Unos días después, el 25 de noviembre, murió Fidel Castro. Ni el atentado de Ankara ni la muerte de Fidel salieron en la mayoría de las colecciones que los medios apuran todos los años: fotos del año, personaje del año, videos del año... Mire este anuario de The Economist en que no aparece ni siquiera Donald Trump y sí Hillary Clinton, tan seguros estaban de quien ganaría las elecciones el 20 de noviembre de 2016.

Esto es todo lo contrario de la serendipia.


Bonus track. La amazona voladora, el primer premio de la categoría deportes para Tom Jenkins.

domingo, 22 de enero de 2017

Cómo sacar al periodismo de la crisis durante la época Trump


Nos arrepentiremos cuando Trump acabe su mandato. En serio: nos arrepentiremos. Mientras los profes no ven en este momento más que la llegada de una Edad Oscura para el periodismo, la gente corriente y moliente ha comenzado a recuperar sus suscripciones, vuelve a abonarse a las noticias de pago de la tele, compra más ediciones impresas en el quiosco e incluso invierte de nuevo en medios (sapristi!). Por su parte, los medios, al menos algunos, contratan más periodistas (incluso MUCHOS más) y arman nuevos equipos para cubrir el mandato presidencial:
Otros están dispuestos a darlo todo como nunca. ¿Qué Edad Oscura ni qué niño muerto?

Jack Shafer también se ha pronunciado: Trump is making journalism great again. Hay que hacerle caso. Más todavía. El bueno (es un decir) de Shafer, asegura que esta presidencia no es el invierno que les gustaría a algunos agoreros. Jay Rosen, por ejemplo, agudo profe de NYU, lleva como desde 1991 pronosticando el apocalipsis del periodismo si no le hacemos caso. No le hemos hecho mucho caso, la verdad, y el apocalipsis nunca acaba de llegar. Quizá mañana.

Rosen sigue ahí, sin embargo, corriendo en su rueda del hámster, chillando Winter Is Coming! Winter Is Coming! Uno quiere ser honesto y le avisa: todos los que le hicieron caso acabaron mal, desde el Charlotte Observer con la Citizens' Agenda en 1992, Arianna Huffington con Off the Bus en 2007 o Digital First Media, que le tenía en el consejo de administración desde 2011… hasta que se fundió la compañía.

El periodismo no necesita otro Platón. (Seamos justos: Rosen, como Jarvis, Shirky y otros, es un profe admirable, anota buenos puntos, hace pensar y vale la pena seguirlo, aunque no sea necesario creérselo del todo ni rezarle estampas).

Shafer, en cambio, saluda la inauguración de Trump como el Día de la Liberación del Periodismo. El columnista de medios de Politico, avisa de algo que reporteros y editores saben: Trump es un hombre con un pasado denso e intenso y su actitud divisiva y adversaria dejará muertos y heridos. Serán centenares de damnificados que querrán explicar sus casos a la prensa, que no necesitará vivir en la Casa Blanca o tener acceso al aparato presidencial para obtener información de primera.

Entre las oportunidades que ofrece la rica cornucopia de problemas, líos y enredos pasados, presentes y futuros de Trump, dos serán fuente permanente y caudalosa de información e historias durante todo su mandato.

Una, los expedientes –que son públicos– sobre los cargos nombrados por el presidente. La documentación sobre el pasado de esas señoras y esos caballeros es tan abundante que hace crujir el suelo de la Oficina de Ética del Gobierno, encantada de colaborar con los periodistas que quieran explicar el tipo de sicofantes y sicofantas (o no) que Trump elige.

Otra, las deudas de Trump, que suman 1.500 millones de dólares con 150 bancos y demás por todo el mundo. Oiga, lo dice The Wall Street Journal, no Mother Jones. Ese fangote de guita no es algo que se resuelve mañana tirando de la plata que llevas en la billetera eh. Sólo el hotel de Washington DC, recién inaugurado, ya incumple media constitución de los EE.UU. Imagínate el resto. Lo que puede esconderse ahí, madre mía.

Por no mencionar la gestión que harán los Trump hijos de la fortuna de papá, asunto que él solo merece una agencia de noticias desde hoy hasta que papá termine el mandato.

Todo eso no necesita ruedas de prensa, comunicados oficiales, cenas de corresponsales, paseítos por el South Lawn, etcètera. Ni siquiera un presidente simpático. Y mucho menos taaaaaaan cool como Obama, con quien los reporteros quizá intimaron demasiado.

Así que nada, nada. Es una oportunidad de oro para pasarle el trapo al periodismo y sacarle brillo. Al periodismo en serio, no a la cosa de estar siguiendo la agenda que los poderes quieren, legítimamente, imponer, y saltar como delfines en cautividad cuando nos echan un pescadito al aire.

Más vale hacerlo bien y aprovechar el momento. La gente por ahí está bastante de uñas y, claro, se fía poquísimo de nosotros:

Otros ya han comenzado a arrebatar a los medios el periodismo que antes tenían en régimen de monopolio (uno ya tiene dicho que el periodismo es hoy demasiado importante para dejarlo solo en manos de los medios). Si no se espabilan, los medios tradicionales morirán.

Uno es siempre optimista o muy optimista. Eso no me da ni más ciencia ni más razón, porque el optimismo es un estado de ánimo que uno elige. Pero es la actitud mental exacta que permite verla medio llena. Le doy una señal clara: The New York Times invertirá cinco palos/kilos más en periodismo para cubrir la presidencia de Trump.

Dirás que lo triste es que esos cinco millones pueden irse por el desagüe si se invierten en "más de lo mismo" –más reporteros cubriendo la Casa Blanca y la Administración de la misma manera que hasta hoy, con los resultados conocidos. Si haces lo mismo no esperes resultados diferentes, etcétera. Aquí entra un segundo motivo para el optimismo: hay gente que sí sabe cómo gastar ese dineral mejor que Jay Rosen. Por ejemplo, Michael Massing, cuyos consejos no solicitados al director del Times son de lo mejor que uno ha visto so far:
[Dean Baquet, el director del NYT] quiere un diario "mucho más creativo" respecto a la cobertura del país "para que entendamos que la ira y la distancia que muchas personas sienten" y señala la necesidad de prestar más atención "al papel de la religión". 
[...] He aquí un posible enfoque: Trasladar a un periodista de cada una de las secciones de papel couché de gama alta del diario (Estilo, Viajes, Comida, Inmobiliaria, Arte y Ocio y Revista T) a cubrir las zonas descuidadas de America. El Bible Belt puede ser una sección. La persona asignada a ella reportaría regularmente sobre los eventos, debates y actitudes en las aproximadamente 1.300 megaiglesias de la nación (aquellas con 2.000 o más asistentes a los servicios de fin de semana), 200 universidades bíblicas, más de 1.000 emisoras de televisión y docenas de editoriales cristianas, muchas de cuyas producciones aparecen regularmente en las listas de best-sellers, y apenas atraen la atención de la prensa nacional. [...] 
También crearía una sección dedicada a los trabajadores de cuello azul: obreros de las fábricas, carpinteros, plomeros, bomberos, oficiales de policía… Y una sección de negocios que explore el mundo de los restauradores, empresarios, agricultores familiares y nuevas empresas de la variedad no-Silicon Valley; y renovar la sección de Cultura para que no se centre en los estudios de cine, desfiles de moda y subastas de arte, sino en cómo la cultura se consume y es percibida en la base [grassroots] del país. 
Por último, asignaría a alguien a tiempo completo a cubrir la pobreza. Los cerca de 45 millones de estadounidenses que viven por debajo de la línea de pobreza fueron casi tan invisibles durante la campaña como la clase obrera blanca. Tener a alguien que regularmente cubre las ciudades del interior, los parques de caravanas y las minas de carbón, puede ayudar a mantener esta "otra América" ​​a la vista del público.
Grande.

Uy, se me olvidaba una pregunta. Si lo que salvará al periodismo es todo eso ¿para qué K necesita una rotativa? (Es broma eh).

jueves, 19 de enero de 2017

En el diseño también hay modas... y endogamia

Modas son modas, o también se puede mirar desde el lado de la endogamia. Mire de arriba para abajo, de menor a mayor, estas portadas de hoy.

miércoles, 18 de enero de 2017

The New York Times entra recién en el siglo XX


Parece increíble pero es así, la Vieja Dama Gris está encarando los cambios que casi toda la industria enfrentó en el siglo pasado. Ya sabe: su majestad The New York Times es como la reina de Inglaterra y es comprensible porque sigue a rajatabla en dicho americano don't fix what's not broken.

Aquí el informe tal como lo publican ellos mismos y aquí la nota que informa que lo han hecho. Aquí el artículo del Poynter Institute y aquí el comentario de Miquel Pellicer.

Sigue un resumen de once puntos, propiedad de Ismael Nafría (si encuentra alguna novedad me avisa):

domingo, 8 de enero de 2017

La prensa en la Era del Hielo

O cuando en Lille no hay nada más interesante para abrir el diario.

8 de enero

4 de enero

2 de enero