viernes, 1 de diciembre de 2017

Una, dos, tres, cuatro fotos

Un principio elemental de la edición fotográfica dice que una foto grande SIEMPRE es mejor que dos, tres, cuatro... fotos pequeñas. Y la única excepción es la secuencia. Ocurrió ayer con el suicidio del criminal de guerra Slobodan Praljak en el Tribunal Penal Internacional de La Haya. Hay para todos los gustos, desde una foto grande a la secuencia de cuatro fotos enviadas por las agencias. Creo que The Times de Londres es quien mejor lo resolvió con un drama en dos actos.


Va la colección y advierto que no hay diarios de Estados Unidos porque no publican suicidios.







Publicar un comentario