domingo, 22 de abril de 2018

La tiranía del algoritmo


Los dejo con Eli Parisier explicando en una charla TED (California) la burbuja de filtros. La tiranía del algoritmo –que nos da lo que supone que nos gusta y borra lo que supone que no necesitamos– es hoy el peligro más tenebroso y el mayor desafío para las democracias occidentales. 

viernes, 13 de abril de 2018

World Press Photo 2018


La foto de la crisis en Venezuela, de Ronaldo Schemidt (AFP), que ganó el premio a la Foto del Año de la World Press Photo. Aquí todas las fotos ganadoras. Abajo los nominados.

Toby Melville (UK) Atentado en el puente del Big Ben.

Adam Ferguson (Australia) Chica bomba de Boko Haram

Ivor Prickett (Irlanda) La batalla por Mosul

Ivor Prickett (Irlanda) La batalla por Mosul

Patrick Brown (Australia) La crisis Rohingya

jueves, 5 de abril de 2018

Las noticias no son películas

Les paso la conversación por correo electrónico entre el GEN y Mark Little, de NevaLabs, tal como aparece en el blog del GEN (Global Editors Network).
Mark Little: No, we are not building a Netflix for News

The ‘Netflix for news’ analogy is often thrown around whenever there’s a new product that aims to shake up the way news is distributed. This has also been the case for Mark Little and Áine Kerr’s next venture, NevaLabs, so we wanted to find out what’s behind the gimmick. 
NevaLabs is a team of journalists, developers, and designers currently developing a personal assistant tool that aims to change the news reader experience from mindless scrolling into a daily routine. The final product will be controlled through an app, but delivered through multiple devices and platforms. User testing of the personal assistant prototype is currently underway. ‘We are ready for our assumptions to be challenged and our product to evolve’, said Little. 
In a conversation with the Global Editors Network, Mark Little, co-founder of NevaLabs, shrugs off the Netflix comparison and says he looks towards mindfulness apps for inspiration instead. He also gave us some insight about how his new media venture will handle user data, on what basis success will be measured, and why he won’t be trying to get people hooked on the service.
Mark Little and Áine Kerr
Food for thought from Little(compiled from an email exchange between Little and the Global Editors Network. Edited for clarity and brevity) 
Keeping it simple
We’re determined to build a radically improved user experience of news and information. A guiding operational principle for our developers and designers is therefore to make the right things easy. 
We’ve learned the value of bundling optimisation features together in user-friendly filters designed around time of day or state of mind. Artificial intelligence does a lot of the heavy lifting in simplifying the hierarchy of choices to be made by the user. 
Mindfulness apps and Instagram 
There are two analogies to keep in mind. First, the photography analogy, where mobile users now exercise creative control through amazing filters without ever getting bogged down in the technical complexity of the multiple enhancements that make them work.
Second, the rising popularity of health, fitness, and mindfulness apps that deliver a positive emotional charge around purpose-driven behaviour. That sense of agency over better outcomes is in the DNA of the products we’re developing.
 
Humans and machines 
Unlike the last generation of tech platform, we are putting the machine firmly in the service of the user. It’s not enough that the machine learns from the content the user clicks on, we want the machine to also give the ability to drill down into topics that match the user’s identity. 
As well as understanding the topics users want to proactively pursue, the machine should align to the daily habits of the user. It should offer audio and not video if the user is driving to work. How much time do they have on that commute? How does their mood differ on the journey home? 
We think of this as ‘purpose-driven personalisation’, a uniquely virtuous feedback loop between the human and the machine that helps the users identify and correct any imbalances or unintended biases. 
We are also experimenting with measures of geographic and gender diversity in a user’s feed, and would eventually like to build a recommender system to correct imbalances. 
News is not music. Or movies. 
We’ve grown increasingly wary of the Netflix or Spotify for News analogy. The data does suggest that news seekers — particularly younger users — are now more likely to pay for news because they have been conditioned to pay for music and movies. I also see evidence of a growing demand for access to multiple sources in personalised ‘playlists’ and I am inspired by the collaborative filtering that powers Spotify. 
But news is not music or movies. It doesn’t have the same shelf life. It plays a very different role in the lives of individuals and their society. News should not be unbundled from the authority of its original source. People want limits on the time they spend on news, not endless bingeing. 
So, no, NevaLabs is not building a Netflix for News. 
Re-imagining the public square 
Our system is designed to spot outlier topics and entities, helping users drill down into aspects of a story that are not immediately evident. Also, one of the most exciting discoveries we’ve made is the potential network effect of our system. We have come to see that we are creating a community of personal curators who are building highly curated reading lists and purposeful news habits that will be shared with other users in the network. This re-imagining of the ‘public square’ offers tremendous scope for serendipity, both in accidental discovery of new ideas, but also in collaborative filtering, which exposes users to different perspectives from similar people. 
How NevaLabs will change the news reader experience
Detached from advertising and social distribution 
One of the most liberating things about detaching news from advertising and social distribution is that we only care about data that is absolutely aligned with the user’s intentions. We’re completely in their service. We have no incentive to harvest, identify or store data that is not absolutely useful to the user. To back up best intentions, we’re actively seeking technology partners who can help store user data in personal silos the user can control rather than vast corporate databases. 
Emotion and misinformation 
We want to be the first media startup to build the concept of ‘trust metrics’ into our DNA. To begin, we want to provide clarity around the provenance of sources and content in the user’s feed. We want to alert users to content which has been contested by fact-checking networks (and show the substance of the challenge), and to monitor social signals which indicate manipulation or misinformation, such as extreme emotion. 
The strength of this approach is that it allows user to make informed decisions about the ongoing reliability of sources and adjust their preferences to reflect that. It also echoes the reality that not all contested content is untrue; sometimes fact-checks confirm the content. Our goal is always to put the user in conscious control of any outcome. 
We will likely base this feature on an open API developed by a technology partner. We’ve been experimenting with the claim review process which Google developed (and until recently had been testing publicly) and we’re excited by the evolving work of the Credibility Coalition and other open-source groups like First Draft News and the Trust Project. 
Main metric of success: Time well spent 
Non-profit innovation is necessary but not sufficient if we’re to rebuild the foundation of journalism in a digital age. We need a constellation of startups delivering constant, sustainable innovation in excellent user experience of news and information. The goal is something I like to call an ‘economy of trust’ for journalism. 
We are inspired by research that shows the apps people are happiest with are those they spend small amounts of quality time with, like health, fitness, and mindfulness apps.
At NevaLabs, the metric of the system we are building is time well spent: how much value can we deliver in the least amount of time. Our business model means we have no interest in keeping the user addicted to our platform.
 
Thanks Mark!

viernes, 23 de marzo de 2018

Lo que no se puede es mentir


Lo sabe cualquier gerente de asuntos corporativos: si tiene que mentir, algún día se volverá todo en contra, porque la mentira tiene las patas cortas y porque es imposible un discurso coherente basado en fasledades.

domingo, 18 de marzo de 2018

La Gaceta Play




La Gaceta de Tucumán anuncia hoy el lanzamiento de La Gaceta Play, su canal de contenidos para televisión, ya sea por canales tradicionales o WebTV. Arriba el anuncio para TV, aquí la nota en la edición de hoy y abajo el video de presentación.


lunes, 5 de marzo de 2018

El periodismo es una de las bellas artes


Le paso esta entrevista a Jorge Fernández Díaz que apareció en la revista dominical de La Nación de Buenos Aires (5 al 11 de noviembre de 2017, pero confieso que la encontré esta semana en la sala de espera del dentista) Vale la pena, sobre todo cuando Loreley Gafoglio le pregunta por el periodismo y la literatura y Fernández Díaz lanza que el periodismo debería ser una de las bellas artes: 
¿Han convivido sin roces periodismo y literatura?

Se odiaron durante años. Me enamoré de dos minas antagónicas, que me exigían toda la energía ambas y me recriminaban lo que no les daba. Ese conflicto se fue cerrando con Mamá. Ahí descubro cómo conectarlas. Voy a dar una pequeña fórmula para mejorar el periodismo: si se parte de que no sólo el contenido es importante, sino que también lo son la belleza, la forma y la eficacia, creo que el periodismo se convierte en una de las bellas artes. Hoy, con la crisis digital, va en dirección opuesta. Pero yo siempre aspiré a que el periodismo sea una de las bellas artes. Lo he hecho como he podido, con mediocridad, con talento, pero siempre he querido eso. Sólo estoy tranquilo en periodismo cuando escribo una página que podría incluir en un libro así como está, sin que me avergüence después. Por eso me lleva diez horas escribir mi columna; pensarla, toda la semana.
Salvando la cuestión de las bellas artes (las artes plásticas), no es la primera vez que decimos en este blog que el periodismo es un arte y que las escuelas de periodismo deberían saberlo. Fernández Díaz se suma a los que sostenemos que la verdad y el arte no se oponen sino todo lo contrario. Las verdades más importantes quedarían sin decir si el periodismo fuera solo informar.

Hay otra pregunta y otra respuesta que me interesa resaltar:
¿Hacia dónde va la profesión?

Ya nadie le exige al periodismo excelencia en la narración y creo que todavía hay lectores que buscan eso. Se forman ejércitos de periodistas no acostumbrados a pensar por sí mismos. Creo que el papel va a sobrevivir unos diez años más, y que yo seré enterrado con él. Porque el papel me ha hecho feliz y ha hecho feliz a mis lectores, que vienen con el diario.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Razones para pagar por periodismo


El video y la nota con los resultados del estudio están en el sitio del American Press Institute. 

Paths to Subscription: Why recent subscribers chose to pay for news

This research was conducted by the Media Insight Project — an initiative of the American Press Institute and the Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research

Funding for the news industry is going through an epochal change, the implications of which cannot be overstated. In the future, virtually all signals suggest less of the revenue will come from advertising and more from consumers paying for news.

The move toward subscriptions will require measuring audiences differently, with analytics that measure deep engagement and not just page views. Publishers will need to segment audiences by their loyalty also and by their eventual likelihood to pay. Perhaps most significantly, the newsroom and business sides of news organizations will be aligned more than before. The move toward subscriptions places the newsroom—and quality content worth paying for—at the center of the business strategy.

To help understand this new landscape, the Media Insight Project, a collaboration of the American Press Institute and The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research, has conducted a series of studies over the last 18 months to understand what moves readers to subscribe.

This latest study may be the largest study ever undertaken of people who have recently subscribed to newspapers. It surveyed people who subscribed in the last three months to 90 local newspapers across the country. The survey of more than 4,100 recent newspaper subscribers captures their motives and mindsets at the time of the decision. The sample was large enough to see differences among large papers and small, reader preferences for digital consumption versus print, Democrats versus Republicans, and a host of other factors.

In this report, we identify nine distinct “paths to subscriptions”—the motives and conditions that together lead a person to subscribe. Some people are looking for coverage of a particular passion topic. Others have subscribed because of a change in their lifestyle. Some want coupons to save them money. Some discovered the paper through social media. Others want to support journalism as an institution. All are subscribers.

The findings reveal opportunities for publishers and also challenges: To understand the paths to subscription and help each reader along his or her journey, to deliver the types of value and engagement that each group desires, to tailor marketing tactics to each group, and to use this framework as a foundation for their own audience research.


Highlights: What motivates new subscribers

Among the study’s findings:
  • Quality and accuracy matter to nearly every subscriber group, especially after they subscribe. When asked for the most important reasons they use the newspaper, now that they subscribe, people are most likely to cite a publication’s accuracy (78 percent), its willingness to admit mistakes (69 percent), and its dealing fairly with all sides (68 percent) as most important. 
  • The findings offer an opportunity and also a warning for publishers. They suggest that cutting back on newsrooms now (as many publishers do to maintain profit margins against declining revenue) imperils any long-term subscription strategy. Publishers may have to accept a smaller, or in some cases no, margin of profit now to invest in the content quality that potential subscribers demand. 
  • Regardless of their underlying motivations, many subscribers are triggered by discounts at just the right time. Nearly half of all recent subscribers (45 percent) cited pricing promotions as the immediate trigger, more than double any other factor. 
  • Market size matters. There are some important differences between what drives people at small or medium-sized papers and metros (large and small). New subscribers to small papers are more likely than those at large metros to prefer print over digital (85 percent vs. 56 percent) and to subscribe after moving to town (23 percent vs. 13 percent). Subscribers to large metros are more likely than those at small papers to subscribe after noticing a lot of interesting articles (45 percent vs. 30 percent). 
  • Print and digital subscribers are different. Digital subscribers in this study tend to be younger, male, and more educated than print readers. Digital readers are more often attracted by good coverage of a particular topic than are print readers (38 percent vs. 25 percent), and by noticing especially useful or interesting content (47 percent vs. 36 percent). Half of digital subscribers are triggered to subscribe by hitting a paywall meter, and they are more likely than print readers to be motivated by a desire to support local journalism (38 percent vs. 29 percent).
Some factors that drive people to subscribe sit in the “background.” They are preconditions that will lead to subscribing eventually, elements such as the degree of interest in news, having noticed a lot of interesting articles, or being worried about the accuracy of other news sources in the community.

Other factors are specific “triggers” that cause someone to finally subscribe. These may or may not be directly related to the background factors. But for different subgroups, these different trigger factors can be far more or less important. For example, among print-focused subscribers, coupons triggered 26 percent, and among digital subscribers, a paywall meter triggered 47 percent.

When asked to volunteer in their own words why they decided to subscribe to a newspaper, the answers echoed the sense that a complex blend of factors are at play. The biggest factor that people mentioned in their own words was a desire to be connected to community.
Top reasons to subscribe in their own words
Combined, all these different findings suggest that publishers need to understand audiences at a much deeper level than they did when the model was maximizing the number of people who encountered the product in order to maximize advertising.

To conduct this survey, we partnered with 90 different newspapers across the country from 12 different newspaper companies. The publishers ranged from some of the largest newspaper chains in the country to smaller companies with a single paper. Each publisher provided contact information for all people who began subscribing to their papers between August 1 and October 31, 2017. All recent subscribers with a valid email address received an email invitation to complete the survey online, and 4,113 completed the survey between November 9 and December 13, 2017. We used the email addresses only for the purpose of this study, and we made sure to protect the confidentiality of all potential respondents.

This convenience sample includes many recent newspaper subscribers from various size papers across the country; however, the findings of the study might not apply to all subscribers or newspapers. The newspapers that participated in the study could be different in some ways from newspapers that did not, and people who completed the interview could be different in some ways than those who declined to respond.

martes, 27 de febrero de 2018

El día que Jornal do Brasil volvió a la calle



Después de ocho años, Jornal de Brasil una de las cabeceras históricas de Río de Janeiro (tiene 127 años y nació para defender la monarquía brasileña), volvió a salir el domingo 25 a la calle como diario impreso. Prometen competir con el resto de la prensa carioca en los quioscos y no –por ahora– en el área de las suscripciones... Brasil enfrenta grandes cambios culturales, sociales y políticos y Jornal do Brasil podría ser el periódico que los acompañe, como dice alguno de sus columnistas. Pero no parece que se pueda acompañar esos cambios desde una redacción envejecida y con un producto que parece de los años 50 por su diseño, su contenido y su sistema de ventas. Suerte igual, ya que nunca se sabe: el éxito se mide al final del camino, no al principio.

Aquí la noticia en Folha de S. Paulo. Arriba la edición de presentación del domingo 25 que puede leer entera aquí. Destaco el editorial del presidente de la compañía editora (publisher), Omar Resende Peres. Abajo la portada de la edición de ayer.


lunes, 26 de febrero de 2018

Gay Talese y la dictadura de los moralistas

La Razón (Madrid) de hoy publica esta entrevista a Gay Talese de Julio Valdeón, realizada con motivo de la presentación en Madrid de la reedición de El Puente, su viejo libro sobre la construcción del puente Verrazano de Nueva York.
«El clima general me recuerda al ''macartismo''»

Charla sin miedo, pero a sabiendas de que cada palabra que diga se va analizar con lupa. «Incluso sin hablar», dice. Es lo que considera uno de los lastres de hoy
 
Gay Talese recibe en el bar del Plaza. Presenta El puente (Alfaguara). Un libro de hace medio siglo que vuelve a editarse. Un libro luminoso y preciso. «Quería contar la historia de la gente que construyó el puente Verrazano», rememora, «gente que de otra forma es anónima. Los hombres que levantaron los puentes, los rascacielos, que excavaron los grandes túneles, nadie los recuerda»

–Nadie recuerda los nombres de los constructores de las pirámides...
–Trabajé para el New York Times, como periodista, desde 1956 hasta 1965. En 1958 me enviaron a cubrir unas protestas en Brooklyn, la gente se manifestaba contra la idea de ese puente estúpido, que destruiría el barrio. Tenían que construir una carretera y tirarían cientos de casas. Y claro, pensaron, «¿Quién necesita un puente?». Y aparte de las casas destruidas, traerá más tráfico, más crimen... todos lo odiaron.

–Y entrevista a los vecinos...
–Parecía una guerra. Perderían sus hogares, su barrio. Al principio me interesaban las mudanzas. No es fácil hacerlo. Cambiar de casa. Tengo 86 años. Vivo en un apartamento aquí cerca, en la misma casa en la que vivía cuando empecé a escribir este libro... Para esa gente la experiencia fue dramática. ¿Qué hacían? ¿A dónde iban? Había un tipo con 18 niños, era complicadísimo. Otro tenía una relación con una chica, y la mudanza los separó. Recuerdo al dueño de una funeraria. Echó cuentas y con el puente perdía a cientos de clientes potenciales. ¡Se morirían para otro! Parece gracioso, pero para él era un desastre.

–Arrancan, al mismo tiempo, los trabajos en la fundación del puente.
–Exacto, durante meses, paralelos a las negociaciones y los conflictos por la destrucción del barrio, y hablo con los obreros, y uno de ellos me comenta que su padre trabajó en la construcción del puente George Washington, en 1930, y otro que el suyo lo hizo en el Golden Gate, en San Francisco. Pertenecían a algo así como una sociedad cerrada. Un mundo particular. Casi como artistas del circo. Trapecistas. Aquel era un negocio peligroso. Pero también tradicional, y familiar. Y busqué al ingeniero. Othmar Ammann. Un mito. Había proyectado todos aquellos puentes. El George Washington, el Triborough... Tantos otros. Vivía en un hotel, en el Carlyle, en la planta treinta y tantas. Tenía un telescopio con el que podía ver sus puentes. Era un hombre viejo. Le visité en el hotel. Un tipo de la vieja escuela. Así que tenía al hombre que lo había diseñado, un personaje, un Miguel Ángel de los puentes. A los constructores, los trabajadores del metal. Y a la gente que expulsaron. Y empecé a ir una vez a la semana, en los ratos libres, y así durante cuatro años.

–¿Los trabajadores del metal son los últimos de una estirpe?
–Todavía están aquí. El nieto de uno de los protagonistas del libro trabajó en el equipo que puso la antena en el nuevo World Trade Center, en la Torre de la Libertad. Mira a tu alrededor. Esta maldita ciudad. Siguen levantando rascacielos por todas partes. Por otro lado, sin duda, es gente especial. ¿Cuántos de nosotros trabajaríamos a esa altura en un día con viento, completamente expuestos? Si llueve no trabajan, pero si hay viento, sí, y tampoco importa el frío, ni el calor, y luego, en fin, lo que hacen permanece, sigue ahí durante generaciones...

–No perdió el contacto con ellos.
–Intento no abandonar nunca las historias. Sigo viéndome con los protagonistas de algunos de mis libros durante años. A veces hablábamos de los trabajos que hicieron después del Verrazano. Algunos estuvieron en las Torres Gemelas. Por cierto, cuando el WTC cayó a consecuencia de los atentados no les sorprendió. Les parecía una basura. Estaba casi vacío por dentro. Para optimizar los beneficios y el espacio. Así que no les sorprendió en absoluto que se derrumbara. Más tarde, sus nietos estuvieron en el rascacielos que ha sustituido a las Torres, del que sí están orgullosos. Es muchísimo más seguro y robusto.

–¿Sería posible escribir un reportaje así hoy, dedicarle tanto tiempo?
–Difícil, aunque, por otro lado... A veces me invitan a hablar en las universidades. Estuve en Harvard la semana pasada. Escuchas quejas y, bueno, el nuestro siempre fue un oficio duro, pero no estamos en la cárcel. No construimos puentes. No somos deportistas que entrenan para un juegos olímpicos, expuestos a que una lesión te retire antes de llegar. ¿Tiene problemas el periodismo? Claro, y uno de los más importantes es que los futuros periodistas solo se relacionan con otros iguales a ellos. Solo quieren estar con gente bien instruida, lo que han conocido desde que nacieron, y claro, así es difícil.

–¿Era distinto antes?
–Había cosas distintas, sin duda. Por ejemplo, el ejército. Cuando yo tenía 20 años tenías que ir dos años. Eso te obligaba a relacionarte con gente de todo el país, de todos los extractos sociales, de todas las razas. Algunos educados. Otros no. Luego, con 23 años, estabas fuera, y al menos tenías cierta experiencia fuera de tu círculo más inmediato, de tu esfera de seguridad.

–Quizá por eso no entendieron el fenómeno Trump.
–Es que nunca se han relacionado con esa otra América. La de la gente ordinaria. Que por cierto, claro, en una conversación seguro que es menos interesante. Más aburrida. Pero es tu oficio, tu obligación. Hay que salir a la calle. Tienes que hablar con la gente. Con toda clase de gente.

–Tampoco cree que la tecnología nos haya beneficiado en exceso.
–Internet te permite escribir sin salir de tu casa, pero no hace falta que hablemos de internet. Piense por ejemplo en las grabadoras. Como esta suya. Las grabadoras llegaron en los años 60. Obligan a que las entrevistas sean una sucesión de preguntas y respuestas. La gente, en la vida real, no habla así. No dialogamos de esa manera. Todo lo que recibes con este formato son respuestas muy cuidadas. Ensayadas. Cerradas. No digamos ya si concedes varias entrevistas sobre el mismo asunto. Las perfeccionas. Aparte, la grabadora te obliga a estar en un lugar cerrado, por culpa del ruido, y yo prefiero entrevistar paseando, en la calle, con un papel y un bolígrafo en el bolsillo, y apuntar solo las cosas que me parezcan más importantes.

–Hablábamos de Trump: sus ataques contra la Prensa y el contraataque de ésta.
–Es aburrido. Todos los días lo mismo. Mire el New York Times, hay días con cinco historias sobre Trump. Y los editoriales. Y las columnas... Lo malo que es Trump. Si no estuviera, ¿de qué escribirían? Ya no leo las páginas editoriales del Times. En las televisiones es todavía peor. Trump. Trump. Solo hablan de Trump. Generalmente para machacarle. Les falta imaginación. Son incapaces de hablar de otra cosa. Y tenemos a unos cuantos periodistas que se han hecho famosos gracias a Trump.

–Y está el asunto de la corrección política.
–No sé en el resto del mundo, pero ahora mismo en América vivimos un periodo extraño. La gente tiene miedo de hablar. Si dices algo que no conviene te destruyen. Ni siquiera necesitas hablar. Basta con que alguien te nombre, con que te acusen de algo sexual, para que estés acabado. Da igual que te defiendas. Que digas que no hiciste nada. Que protestes. Te puede acusar alguien que está resentido contigo. Que te la guarda por la razón que sea. Cualquiera. Y tu empresa te despedirá. No creas que va a defenderte. Ni siquiera esperará a que la acusación se sustancie. Tienen miedo de la opinión pública, de los patrocinadores, y no quieren perder dinero.

–Mire Woody Allen y Amazon...
–La hija adoptiva le acusa, pero luego hay otro hijo que le defiende, y a ese nadie le hace caso, nadie le cree, a nadie le importa lo que diga. El clima general, no hablo solo de Allen, me recuerda al «macartismo». Ahí tiene a Tavis Smiley, el periodista de la PBS. Lo despidieron por haber mantenido relaciones con gente que trabajaba en su programa. Relaciones consentidas. Con adultos. Pero lo acusan de conducta inapropiada y lo despiden. Smiley les ha demandado.

–Usted mismo se ha visto envuelto en unos cuantos líos.
–Estaba en unos premios, hace un par de meses. Se me acerca un periodista de «Vanity Fair» y me pregunta, «¿De quién le gustaría escribir?»: «De Kevin Spacey». No sé. Me gusta escribir de gente en problemas. Me gustaría saber cómo se siente. Esa clase de caída, que nadie te ofrezca trabajo, que te borren de las películas, que todo el mundo te odie... Y añadí: «Mire, cualquiera en este salón, cualquiera, tiene algo de lo que avergonzarse, incluso el Dalai Lama, si estuviera aquí, tendría algo que ocultar». No me refería a un crimen. Si alguien es un criminal, un depredador, que lo pague. ¿Pero deslices? ¿Errores? ¿Quién no los ha cometido alguna vez? En fin, en ese momento el periodista tendría que haberme dicho que a Spacey le había acusado más de una persona. Yo no lo sabía. No había seguido la historia. Sabía que estaba en problemas, y es mi actor favorito. Pero no tenía ni idea de que había otras denuncias... Ojalá me hubiera advertido.

Y llegó el escándalo.
–Sí, mi respuesta dio la vuelta al mundo. Vivimos tiempos de ortodoxia, incluso de dictadura de los moralistas, y no puedes discutir con ellos... Hace años que David Mamet escribió «Oleanna», su obra sobre la relación entre un profesor y una alumna. Si no la conoce, búsquela. No podría estar más vigente. Se adelantó a su tiempo.

martes, 20 de febrero de 2018

Una era de servicios personalizados


Aquí está el informe completo sobre tendencias y predicciones en periodismo, medios y tecnologías relacionadas con la industria del Reuters Institute for the Study of Journalism de la Universidad de Oxford. El autor es Nic Newman. Copio el sumario y los puntos principales, pero le voy avisando que no hay ninguna novedad:

Executive Summary 
This will be a critical year for technology companies as they fight a rising tide of criticism about their impact on society – and on the journalism industry. Platforms will be increasingly wary of the reputational damage that often comes with news, while many publishers will be trying to break their dependence on platforms. 2018 will also see a renewed focus on data – as the ability to collect, process, and use it effectively proves a key differentiator. Media companies will be actively moving customers from the ‘anonymous to the known’ so they can develop more loyal relationships and prepare for an era of more personalised services.
In our Survey of 194 Leading Editors, CEOs, and Digital Leaders
  • Almost half of publishers (44%) say they are more worried about the power and influence of platforms than this time last year. Only 7% are less worried. Publishers feel more negatively towards Facebook and Snapchat than they do about Twitter and Google.
  • Despite this, publishers also blame themselves for their ongoing difficulties. The biggest barriers to success, they say, are not tech platforms but internal factors (36%) such as resistance to change and inability to innovate.
  • Almost half of publishers (44%) see subscriptions as a very important source of digital revenue in 2018 – more than digital display advertising (38%) and branded and sponsored content (39%). Expect more audio in 2018: 58% of publishers say they’ll be focusing on podcasts, with the same proportion looking at content for voice activated-speakers.
  • Almost three-quarters (72%) are planning to actively experiment with artificial intelligence (AI) to support better content recommendations and to drive greater production efficiency (e.g. ‘robo-journalism’).
More Specific Predictions
  • Investigations into misinformation and the role of platforms intensify, but lead to little concrete action in most countries beyond new rules for election-based advertising.
  • Facebook or Google will be regularly accused of censorship this year after protectively removing content, which they feel might leave them open to fines. Fact-checking, news literacy, and transparency initiatives fail to stem the tide of misinformation and low trust.
  • Publishers force users to sign-in/register for websites and apps – as well as investing heavily in data – to help deliver more personalised content and messaging.
  • For the traditional media, we’ll see a growing gap between big brands successfully managing digital transition and the rest (that are struggling).
  • More publishers pivot to subscription (or other forms of reader revenue) as digital display advertising declines in importance.
  • A number of publishers pivot away from video (… and back to text).
  • In social media, we’ll see a further move to messaging platforms and conversational interfaces.
In Technology
  • Voice driven assistants emerge as the next big disrupter in technology with Amazon strengthening its hold in the home.
  • AR capable phones start to unlock the possibilities of 3D and immersive mobile storytelling.
  • We’ll be doing less typing on our phones this year as visual search becomes more important.
  • New smart wearables include ear buds that handle instant translation and glasses that talk (and hear).
  • China and India become a key focus for digital growth with innovations around payment, online identity, and artificial intelligence.

martes, 13 de febrero de 2018

Menos Google y más suscripciones

Directamente de Dircomfidencial para usted:

Apostar por el pago y reducir la dependencia de Facebook y Google, los retos de los medios europeos

Los principales medios de comunicación de Europa coinciden en los próximos desafíos del sector. Estos se resumen en fidelizar el modelo de suscripciones digital y conseguir una mayor independencia de las plataformas como Google y Facebook para el tráfico de sus noticias.

Una treintena de editores de medios y 80 expertos se dieron cita en la Cumbre Internacional de Contenido de Pago celebrada en Berlín por Axel Springer el pasado viernes. Entre las cabeceras asistentes destacan The Guardian, The New York Times, The Wall Street Journal, Le Figaro, La Reppublica, Der Spiegel o El Mundo, único representante español. Todas ellas han puesto en común sus conocimientos para buscar soluciones óptimas que configuren sus futuros modelos de negocio.

Una de las principales conclusiones es que las suscripciones han llegado a los medios de comunicación para quedarse. Los ingresos proporcionados por los usuarios abonados se están convirtiendo en una fuente de ingresos alternativa a la publicidad y a las ventas en papel -en el caso de que tengan versión escrita.

Aunque sin quererlo, el fenómeno de las fake news podría estar impulsando la tendencia del pago. Y es que la desinformación podría estar convirtiéndose en el mejor aliado de la prensa tradicional, al provocar una mayor demanda de calidad en los contenidos. La intoxicación informativa premia a las firmas veraces, provocando que los lectores “acepten el contenido de pago”, explicaba Mathias Döpfner, CEO de Axel Springer. Este hecho ha sido ratificado por las empresas participantes, de las que más del 70% respondieron que la disposición a pagar por la información estaba incrementándose en sus países -un 13% más que en el año anterior.

Otro de los principales retos a los que se enfrentan los medios reside en alejarse de Facebook y Google para difundir las noticias. A pesar de que datos recienten demuestran que sólo aportan el 5% de los ingresos de los medios, siguen siendo dos pilares fundamentales para su tráfico. Esta dependencia se podría reducir fortaleciendo “otro flujo de ingresos”, en especial las suscripciones, según declaraba Stefan Betzold, director general de Bild Digital.

A pesar del constante tira y afloja con el duopolio, su labor para ayudar a los medios con las suscripciones ha sido reconocida por los editores. En esta ocasión, Google sale mejor parada que Facebook, donde su comportamiento ha sido calificado de más cooperativo, gracias a su política del primer click gratuito, premiando a los diarios con muro de pago que permitan a los lectores acceder gratuitamente al menos a tres noticias.

En la encuesta, Amazon no ha conseguido ni siquiera clasificarse y Apple News se situó bajo los dos gigantes tecnológicos. Sin embargo, Betzols alabó el papel de Apple en la distribución de contenidos, asegurando que es “un ecosistema que funciona muy bien con nosotros, mucho mejor que Google Play”.

Las plataformas están inmersas en proyectos que afiancen los lazos de cooperación con los medios. Ahora, el siguiente paso que tienen que tomar es que “pongan en acción esos anuncios”, para paliar la brecha entre las declaraciones bien intencionadas y las acciones reales, concluía el director general de Bild Digital.

Claves para el éxito 
Axel Springer aprovechó la cumbre para preguntar a los editores los factores clave en que residía el éxito de las suscripciones. Optimizar el flujo de usuarios se situaba a la cabeza de las prioridades para 2018, con un 86% de respuestas afirmativas. Justo detrás, con un 78% y un 74% respectivamente, aparecen una mayor inversión en contenido digital y mejorar la comprensión de datos en las redacciones, cerrando así el top 3.

domingo, 11 de febrero de 2018

Al final habrá que pagar por leer


El Mundo de Madrid publica hoy este artículo de Iñaki Gil (un grande).
Prensa, papel y precio 
La otra tarde tuve que esperar a uno de la cuadrilla en Salzburgo. Quedamos en Tomaselli, que a sus 300 años es el café más viejo de Austria. Tan viejo que cuando nació Salzburgo no era Austria sino un arzobispado tributario del Sacro Imperio. Mozart y otros ilustres clientes se sorprenderían de que ya sólo se pueda fumar en el piso de arriba. Las camareras hacían slalom con las bandejas de pasteles entre las apretadas mesas... 
Pero yo sólo tenía ojos para un cilindro de madera de unos dos metros con dos círculos giratorios de los que colgaba en perchas una treintena de periódicos. El mayor y más completo aparador de diarios que nunca he visto. Tuvieron que sacarme del local. Había sucumbido a la nostalgia de un pasado tan idealizado como la Inglaterra imperial para un brexitero. Los archivos del Pentágono de Spielberg ha desencadenado tal melancolía que no paramos de moquear. Salgamos del Tomaselli al fresco de Salzburgo.

¿Estamos tan mal? 
-Tú eres un optimista. La verdad es que sólo se leen frivolidades. Basta ver la lista de lo más leído -suele decir un colega.

-Yo también veo las listas de lo más leído. Y me congratulo de que siempre haya reportajes (de Crónica, por ejemplo), entrevistas, temas de ciencia o de rabiosa actualidad política entre lo más visto. Claro, «famoso tiene cáncer» o «piratean las fotos en bolas que fulana envió a su ex» son imbatibles. ¿O es que usted no mira esas cosas?
Hoy como ayer. En la época de los papeles del Pentágono, el periódico más leído de Europa Occidental era el tabloide alemán
Bild. En Inglaterra, The Sun, célebre por sus chicas en topless, vendía 10 veces más que The Times. Soñábamos con parisinas sentadas en el Café de Flore leyendo Le Monde (célebre foto de Cartier Bresson). Pero ellas leían France Soir. Lo básico (sexo, sangre, dinero) es más popular.

-Cierto -me responde una ráfaga de aire-. Sólo que ahora todo está mezclado. Antes había una frontera clara entre tabloides y prensa de calidad. Hoy los vídeos de los puñeteros gatitos lo invaden todo...

-Qué me vas a contar, colega. Mi sobrina de 15 años sólo sube fotos de su gato a Instagram y tiene 6.500 seguidores. Me contó que, según Google Analytics, sus followers están principalmente en Canadá. Cuando murió la mamá del gatito recibió cientos de mensajes de condolencias. Y yo, peleando por un retuit. Pero, oye, amigo,
The New York Times ha abierto camino con la suscripción de pago gracias a... las recetas de cocina.

Y antaño nuestros quality papers llevaban cada día media docena de páginas de anuncios de, ejem, prostitutas. Que pagaban sus chulos en la ventanilla de abajo de la redacción. Hasta el
International Herald Tribune tenía una sección (discreta, eso sí) de escorts.

-Pero no me negarás que han saltado todas las fronteras de la intimidad -me llega en un susurro.

-Al contrario. Dudo que los míticos sms de Letizia, que tanto han dado para hablar, que casi nadie ha visto y nadie ha publicado, alcancen el nivel del támpax de Carlos de Inglaterra. Y aquello era una grabación, por supuesto ilegal, de una conversación íntima (escatológicamente íntima) entre el príncipe de Gales y su entonces amante Camilla Parker Bowles. Las cintas eran de 1989 y fueron publicadas primero en una revista australiana. Hasta que el 17 de enero de 1993
The Sunday Mirror y The Sunday People las publicaron íntegras. Así era la intimidad.

-Hoy la secuencia habría sido instantánea. Las redes sociales habrían ardido. De hecho, las redes sociales nos han arrebatado a los medios el protagonismo.

-Es cierto que ya no dominamos la conversación pública. Suministramos los temas pero no escogemos el momento. Antes la secuencia era: exclusiva de la prensa, tertulias matutinas en radio, reacciones en los telediarios, tertulias nocturnas, anticipo de portadas. Ahora el público escoge cuándo y dónde. El momento es ya mismo. Y el sitio, el móvil.

Pero aún los
legacy media aportamos muchos temas de conversación. Aunque ésta (y su tráfico) escapen de nuestro control. La cinta del támpax fue fotocopiada y enviada por fax desde todas las oficinas del Reino Unido. Hoy, habría petado en redes. Y las redes imponen esa apariencia de igualitarismo en la que vale tanto la opinión de un bloguero puñetero como la de un filósofo.

En las redes no hay maestros. Pero sí dueños. Imponen sus normas. Pezones, no;
fake news, sí.

-Vamos, que vivimos en el mejor de los tiempos para el periodismo...

-Eso tampoco. Tenemos más audiencia, quizá menos influencia y, con seguridad, menos beneficios. Quisimos ser medios de masas pero el negocio se lo llevaron Facebook y Google, que no son medios pero sí tienen las masas que busca la publicidad.

Al final, habrá que pagar, querido lector, por leer. Y para eso, los periodistas deberán descubrir y publicar cosas interesantes. Dejemos el pasado a los historiadores. Y el diseño del futuro a los innovadores. Pero alguien tiene que pelear el presente. Y esos somos nosotros.

viernes, 9 de febrero de 2018

El Mirror se quedó con el Express


El grupo de Trinity Mirror llegó hoy un acuerdo para quedarse con el Daily Express, el Daily Star, las revista OK!, New! y Star! y el 50% del Irish Daily Star. Pagarán 126,7 millones de libras (144,2 millones de euros) a Northern & Shell, de Richard Desmond. El Express es el típico tabloide londinense, muy vinculado a las noticias políticas, y el Star su versión farandulera.

Lo curiosos es que las ideologías de Trinity Mirror y de Northern & Shell son diametralmente opuestas y sus lectores bastante fieles a esas tendencias. El Mirror es del ala más progresista del laborismo y el Express es de lo más conservador (por no decir troglodita).

Aquí en ReutersAquí la noticia en el Guardian y aquí el Guardian explica las razones, que son obvias: la caída de circulación cambia la escala para mal, que vuelve a cambiar para bien con esta compra.

¿Perderá el Express el cruzado de su logotipo? Ya veremos las consecuencias políticas de esta compra.




martes, 6 de febrero de 2018

Historias para móviles en la BBC y el Guardian

En el sitio del GEN (Global Editors Network) me encuentro con este artículo de Subhajit Banerjee sobre cómo la BBC y The Guardian cuentan historias en móviles. Le recomiendo ver en su móvil The Outline.

How the BBC and the Guardian tell stories on mobile 
The visuals editors of the BBC and the Guardian open up about how they approach stories, the key principles they follow, the mix of skills in their teams and the rivals they admire
Build for desktop then shrink down to mobile, or start with mobile and then scale up? How do we make long articles and complex charts work for small screens and fat fingers instead of wide canvases and precise mouse clicks? These are some of the questions most media organisations grapple with on a daily basis.

Two key global media giants who have been pioneering forces in delivering high quality, innovative journalism on mobile are the BBC and the Guardian. We talked to Bella Hurrell, deputy editor of BBC News Visual Journalism team and Feilding Cage, Visuals Editor of the Guardian, about how they make stories work on the small screen, their personal journeys, the key skills they focus on and their top tips.

In the beginning
‘At the BBC and we’ve been making charts, interactives and graphics in a responsive way since about 2012 or 2013 when the mobile audience began to grow significantly’, says Hurrell who has a digital journalism background. ‘Now the majority of our online audience comes to us each day on a mobile device, via our news app or responsive web, putting the mobile experience front and centre is second nature.’

Cage started thinking earnestly about mobile in 2012 while covering the election for the Guardian. ‘We produced election night results for both the desktop and mobile sites, but they were essentially two completely separate apps built by different teams. And, frankly, the mobile version was very limited that simply answered who’s winning without much detailed analysis.’ After this, all projects absolutely had to work on mobile. ‘Today, I spend a lot of time thinking about what the user is doing, when they’ll see it, and where they’re at. I tend to think how I’ll respond to something while on the bus listening to music. Will the autoplaying video annoy me? Will it work offline? I definitely spend more time thinking about the user experience and expectations on the user through a project.’

The teams
The BBC team is about 40 member strong, comprising designers (infographics, UX and video specialists), front end developers and journalists all focusing on output for the website. ‘We produce quick turnaround daily news graphics up to more interactive content including ‘personal relevance’ calculators and longer form storytelling’, explains Hurrell. The department is also home to all the BBC’s TV designers and picture editors which has been an added advantage for mobile. ‘We learned pretty early on that designing content for mobile and social media has a lot in common with designing for TV — graphics need to have a single focus, larger text and be visual to grab the attention of the distracted viewer’, offers Hurrell.

The Guardian’s Visuals team has 30 members. The current avatar was created in late 2014 by merging the graphics and interactive teams with close collaboration with the data and photo teams. ‘A key component to our team is the mix of skills. We’re a team of about 20 with skills that include video, motion graphics, photography, graphic design, UX, data and coding, But most importantly, everyone on the team is a journalist’, says Cage. The team’s motto is ‘Explain the news when words aren’t enough’. ‘We produce visuals that are essential to understanding the news and that put the news in context. The Guardian’s newsroom is fairly digitally-savvy and so we spend a lot of time working with reporters on ideas already in motion. We’ve built chart and map tools to allow reporters outside of the team to produce some of the basics of visual journalism on their own’, Cage explains.

Key principles and projects
The BBC team tries not to spend much longer than about eight weeks on any single project and collaborate on many of them with journalists and producers across the BBC. One of Hurrell’s favourites is What has President Trump said about your country? which she feels balances friendly design with interesting editorial content, has an accessible tone and provides great value as it is constantly updated with every new utterance of the US president. Then there are the calculators that follow a successful formula — explain a single idea in one sentence, allow basic inputs from the user to be entered in one mobile view, and then a reward in the form of personally relevant information. Some recent examples include the Tampon tax calculator that lets readers find out how much they have spent in value-added-tax on sanitary products in the UK, and the NHS tracker which shows the state of UK’s National Health Service by postcode.
BBC’s Trump country finder and Tampon tax calculator
Hurrell and her team try to keep it simple while working on these projects by focusing on one idea that the user can scroll through: maps, charts or graphics that are clear, engaging and tell them one thing rather than a complicated set of clickable options. Some of her top tips are:
  • Don’t forget the basics
  • Make sure your content is well written and properly subbed
  • Don’t expect users to pinch and zoom, they won’t
  • Remember ALT text and to check for colour blind accessibility
  • Make it personal for the user. Assure them that their information is safe and you are not recording or storing it
  • Love your user. Don’t make life hard for them by, for instance, by asking for information they don’t have to hand. They won’t go and look it up.
For Cage, the real mobile change day to day has been approaching how the team plans and edits stories. ‘We now consider a lot more the X number of things we expect the reader to get out of this and then clearly structure the piece around it. That allows you to make decisions about design, data viz and technical optimisation that are clearly focused on mobile. Then, if it works on mobile it works on desktop with maybe some small enhancements’, Cage explains.

Recent examples include tracking live London pollution data to see which site breaks legal limits in 2018 first and the card-based Mekong river interactive that also helped devise new ways to tell stories and develop user interactions on mobile.
  • His top tips are:
  • Focus on the story
  • Have a clear understanding of what you want to achieve
  • Optimise for mobile and avoid the desktop add-ons
  • Make it clear on the entry screen what the page is about and don’t expect the user to scroll a few screens to have a sense of what they’re going to get
  • Have a clear process for planning and thinking through projects
Effecting change
Despite hiring some of the best editorial and technical people, the larger and older media organisations often struggle to change the mindset and habits of their staff and decision makers developed over the years. It wasn’t very different for the BBC and the Guardian when it came to mobile.
Guardian’s Mekong river interactive and London pollution tracker
‘Even though the prevailing orthodoxy from the outset (when the BBC’s mobile audience began to grow significantly) was that it was better to come up with a mobile solution first and then design out into desktop, that was a really tricky shift for many journalists and editors who loved the big canvas provided by their desktop screens’, recalls Hurrell. The most telling shift came in 2016 when the BBC’s product team changed the preview function of BBC News CMS — used by thousands of journalists to make online stories — to default to a mobile view.

For Cage, a big focus this year is to shift from being reactive to proactive. ‘By the time a story appears on a newslist, it’s often too late as the publish time is within minutes to a few hours. We’ve built in time to think about the week ahead, and sometimes weeks ahead. It’s not that we need weeks to build a single project, but the extra time whilst juggling multiple projects allows us to report and develop our ideas just like any other piece of journalism’, he explains.

Best of the rest
The BBC and the Guardian may be news organisations that media companies around the world look up to for setting standards, but who do they envy and how do they see mobile storytelling shaping up in the rest of the industry?

‘Most news organisations have made big strides in terms of developing video that works best on mobile and social media. The Quartz app was an interesting move and since then some news organisations have been using conversational user interface-like explainers — refactored Q&A’s — to deliver context and background both on social media and within websites. I also think we will all get better at learning from audience data what really resonates with users and how to better structure stories. We can use them to create compelling content about sometimes harder-to-sell subjects like Yemen, Syria, climate change or Brexit’, offers Hurrell.

Cage is a fan of the Outline, the American digital publication that has been earning kudos for its mobile focused design and content: ‘I really like that they’re trying to push design and create a visually engaging experience.’
* * *

Bella Hurrell is deputy editor of the multi award winning BBC News Visual Journalism team. She works creatively with designers, developers and journalists across BBC News to produce cross-platform stories and interactive digital content. She is currently focusing on innovative storytelling techniques for mobiles.

Bella Hurrell hará una presentación en la cumbre del GEN de este año en Lisboa: When mobile takes all: four ideas you should implement by the end of 2018.

Feilding Cage is the visuals editor at the Guardian, where he has worked since 2011. Before that, he worked as an interactive developer at the Associated Press. He studied Journalism and mass communication at the University of North Carolina at Chapel Hill and holds an MA in graphic communication technology & management from New York University.

viernes, 2 de febrero de 2018

Los muros de pago y la misión del periodismo


Le copio esta genial visión de los muros de pago de Rob Howard, el autor de Hiatus, el "semanario gratuito sin links ni likes ni distracciones, para enterarse en cinco minutos a la semana de todo lo necesario para ser un ciudadano informado y responsable".

Why paywalls don’t work

Congratulations! You’ve read too much. Please pull out your credit card. 
And so goes the frustrating, backward logic of the journalism paywall. It’s the most popular income idea to arise since the newspaper industry was flooded with low-budget competitors, and it seems like the last best hope for profits as Google and Facebook strangle independent advertising sales. 
It’s also a fundamentally flawed business model that goes against the best interests of journalists and their readers, and it’s doomed to fail. 
Paywalls are rock solid — until there’s big news 
Most major newspapers have rolled out some variation of the “metered paywall” — for example, you get 10 articles a month for free, then you have to subscribe to read more. They’ve also rapidly revealed the absurdity of this concept every time there’s been serious news to report. 
There’s a hurricane — take down the paywall.
There’s an election — take down the paywall.
We’ve got an exclusive! Damn the paywall. 
The paywall is inherently in conflict with journalism’s primary goal: to educate and inform the public about important issues. When the papers say, “this is so important that we’re making it free,” they’re simultaneously saying that all the other stuff they publish doesn’t really matter, so they’ll charge you for it. It’s hard to imagine a business philosophy that’s more upside-down. 
Paywalls entice newspapers to keep you clicking 
The second subtle message of the paywall is that the newspapers’ most valuable readers are the ones who can’t stop reading. The publication’s financial success rests upon compelling you to hit your limits, so they can inconvenience you just enough to get you to fork over some cash. 
Take a moment to consider the emotions you feel every time you hit one of these barriers. You start to engage with an interesting story, then you’re slapped with a pop-up. You roll your eyes. A strange mix of indignity and disgust washes over you. And most of the time, you click away. 
You don’t need an MBA to realize that it’s less than ideal for your customers to feel disgusted by you immediately before you ask them for money. This isn’t a manipulative casino or carnival game — your readers are thoughtful intellectuals with abundant choices, not conversions to be optimized. 
Paywalls may eke out a profit, but they also accelerate a newspaper’s nightmare scenario — that readers will leave the site, try the free stuff, and decide it’s pretty much the same. Or worse, they might just put down their phones and go outside. 
This is the opposite of how human brains work in the ink-and-paper world. When you buy a physical publication, you decide whether it’s valuable before you read — and the publisher doesn’t care if you subsequently read one article or 20. Likewise, print newspapers sell ads based on past circulation data, not how many people are going to see today’s article if it goes viral. The metered paywall, rather than solving the problems of digital advertising, doubles down on the same perilous quest for page views. 
The Internet business models reward future traffic rather than the authority and prestige that come from years of honest, serious reporting. They push for more news, trendier news and faster news, and they discourage calm, thoughtful, responsible journalism. 
‘We’re just not that into you’ 
The paywall forces newspapers to confront the most jarring problem of the Internet age: to charge your readers money, you have to offer them something that’s actually worth paying for. 
The reality is that 80 percent of current-events news is interchangeable, regardless of your source. If you’re looking for today’s top stories, you can pick from a limitless list of vendors and walk away with a very similar body of knowledge. If you run out of newspapers, try a TV network instead. If you’re bored of American publications, you’ll be delighted to discover that many international papers cover America too. Even at the ideological extremes, the broad strokes of what’s in the news are pretty much the same. 
If news is cheap, opinion is cheaper. And yet, the paywall has encouraged publications to become more opinionated and more extreme, in the hopes their readers will be more likely to subscribe to a paper that vehemently agrees with them. “We’re not just any pundits — we’re the pundits who aggressively validate your existing beliefs and justify your anger.” 
Publications that hope to survive online are left with a challenge: Can we subsist on advertising, and all the perverse incentives that come with it? Or can we actually produce something that’s valuable, meaningful and different? That’s the only way to build a responsible wall, asking readers to pay in advance instead of soliciting them when they’ve clicked too much. 
It’s an old-school proposal, and it’s scary. It means being judged by quality instead of clicks, by honesty instead of eyeballs. It also might just make the Internet a healthy place to read the news.

jueves, 1 de febrero de 2018

Resucitó Hoy de La Plata


No murió el diario Hoy de La Plata, a pesar de las noticias de su cierre. No puedo saber si es una edición normal o falsa como la del Independent de Londres, pero ya lo voy a averiguar. El sitio web del diario reproduce ahora las portadas y ediciones enteras –sin baches– desde los días de la noticia del cierre.

La de arriba es la loca edición de hoy, en la que la madre del director pide perdón por lo que hace su hijo. Hoy se apeó de los mentirosos 100.000 ejemplares que anunciaba en un stiker pegado a la cabecera.

Libertad de extorsión, en Paper Papers, 7/1/2018
Estaba escrito: cerró el Hoy de La Plata, en Paper Papers, 18/1/2018

sábado, 27 de enero de 2018

Cómo funciona el mercado negro de las redes sociales


Esta nota del New York Times (en castellano) sobre el mercado negro de las redes sociales es de lo mejor que he leído en mucho tiempo. Cuatro autores y doce colaboradores, sin contar a los que diseñaron la puesta en página e idearon las infografías. Genial.

viernes, 26 de enero de 2018

Cuando todo es secreto, nada es secreto

Copio esta excelente nota de José Claudio Escribano en La Nación de hoy sobre The Post, la película de Steven Spielberg que se estrena el jueves 1 de febrero.

 

El día que la libertad de expresión pudo más que los secretos de estado
The Post: los oscuros secretos del Pentágono se estrena el próximo jueves en la Argentina. Como aficionado al cine, recomiendo verla. Alcanza para deleitarnos la actuación admirable de Meryl Streep en la personificación de Katharine Graham (1917-2001), la célebre propietaria editora de The Washington Post. El film ahínca en las tensiones internas que precedieron a la decisión del diario de publicar, en 1971, documentos secretos sobre el involucramiento de los Estados Unidos en Vietnam entre 1945 y 1967.

En todas las redacciones, ese extraordinario proceso político, diplomático y sobre todo militar del siglo XX ha pasado a la historia como "Los papeles del Pentágono". Algunas de sus más conmovedoras consecuencias hicieron blanco en las relaciones entre la prensa y el gobierno de los Estados Unidos. Derivaron incluso en la doctrina judicial invocada a menudo por tribunales de todo el mundo sobre la naturaleza estratégica del derecho a la libertad de prensa y el de la gente a estar informada. Se lo debemos a editores de la templanza de la señora Graham.

Los orígenes del asunto se remontaban a la decisión de Robert McNamara, secretario de Defensa del entonces presidente Lyndon Johnson, de encomendar a una treintena de académicos el acopio de las razones por las que los Estados Unidos se habían implicado en la antigua Indochina. Al hacer pie en Vietnam, los Estados Unidos lo habían hecho con la certeza de que a Francia le resultaba insostenible preservar el dominio de sus colonias en esa parte del mundo y conjurar el avance comunista en el sudeste asiático.

Los franceses estaban fuera de forma para contener desde fines de los cuarenta a las fuerzas de liberación nacional de Vietnam, en las que predominaban los comunistas de Ho Chi Minh. Poco a poco la intervención militar norteamericana se había acrecentado en términos tan inauditos que al promediar los sesenta ya nadie en Washington sabía bien si acentuar aún más la presencia desplegada en Vietnam o disponer cómo y cuándo salir de lo que se había convertido en un atolladero infernal.

El estudio de esclarecimiento ordenado por McNamara debía compendiar planes y asesoramientos a sucesivos presidentes norteamericanos -Truman, Eisenhower, Kennedy, Johnson- por la Junta de Comandantes en Jefe y atesorar informes de inteligencia e instrucciones presidenciales a lo largo de veintidós años. O sea, todo lo necesario para saber por qué demonios los Estados Unidos estaban donde estaban.

McNamara había sido como presidente de Ford una de las luminarias de la industria automovilística norteamericana y se sumía, como responsable de la Defensa, en indagaciones introspectivas sobre los errores estratégicos perceptibles en la conducción de la guerra. Se interrogaba si aquellos presidentes habían tenido suficientemente en claro lo que iba ocurriendo, según testimonió más tarde en sus memorias, o si habían actuado bajo la sedación narcótica de una política de pasmosos secretos militares.

Una generación marcada

Los franceses habían quedado fuera de juego después de la encerrona de l954, en Dien Bien Phu. Allí cayó, en combate convencional, su ejército expedicionario en Extremo Oriente. Vietnam, parte sustancial de la antigua Indochina, que también integraban Laos y Camboya, quedaría ceñido en adelante a tema del resorte de la política militar y diplomática de los Estados Unidos. Acompañarían a los norteamericanos en combate las modestas tropas de un puñado de países aliados. El giro marcó a una generación de norteamericanos: más de 55.000 soldados abatidos y muchos con heridas que los desfiguraron y dejaron sin brazos o sin piernas. Al terminar la guerra, las bajas vietnamitas sobrepasaban el millón de hombres.

La lucha se prolongó hasta abril de 1975. Las fuerzas norteamericanas se retiraron para no volver mientras los comunistas asumían el control total del territorio vietnamita. Todo sucedió en el escenario familiar de la Guerra Fría, instalado al fin de la Segunda Guerra, pero particularizado en un ámbito geográfico incomprensible para los norteamericanos, sobre el que lanzaron más bombas de las que habían disparado durante la conflagración mundial. Los actores locales de la tragedia eran, por un lado, Vietnam del Sur, con capital política en Saigón, gobernada por una casta de políticos corruptos sostenidos como "el mal menor" desde Washington, y por el otro, Vietnam del Norte. Desde su capital, Hanoi, se expandía el poder personal de un líder de implacable obstinación estalinista, Ho Chi Minh, héroe principal de la independencia vietnamita del coloniaje francés.

Ho Chi Minh contaba con el respaldo de la Unión Soviética y de China. A su lado brillaba el genio táctico en guerra de guerrillas y emboscadas del general Vo Nguyen Giap, jefe del ejército y leyenda viva desde Dien Bien Phu en los círculos intelectuales y políticos izquierdistas y anticolonialistas de Occidente. Sus laureles de guerrero perduran hasta hoy. En 1968, en el apogeo de la intervención en Vietnam, los Estados Unidos tenían comprometidos en el teatro de la guerra medio millón de soldados, muchos en la adversidad de junglas y manglares que el enemigo dominaba en laberintos infranqueables y túneles bajo la selva.

En los primeros meses de 1969, para la primera presidencia de Richard Nixon, estaba terminada la reconstrucción histórica encargada por McNamara. Se desplegaba en 47 volúmenes, con un total de 7000 páginas: 3000 de análisis histórico y 4000 de documentos. Se extrajeron del original varias copias. La que de verdad cuenta en el drama cinematográfico dirigido por Steven Spielberg -con Tom Hanks en el papel de Ben Bradlee como jefe de la redacción del Post- es la que se guardaba en los archivos de Rand Corporation, un think tank que había aportado especialistas y coordinado el trabajo.

Uno de esos expertos en cuestiones políticas y militares era Daniel Ellsberg, graduado en Economía en Harvard y Cambridge y ex militar. Entre sus rasgos académicos sobresalía el interés por la teoría de la decisión. Se le ha reconocido haber hecho contribuciones de valor sobre cómo influyen las condiciones de incertidumbre, desinformación y ambigüedad a la hora de las definiciones. Tales condicionamientos abundaban, justamente, en los papeles del Pentágono que Ellsberg tomó de forma subrepticia utilizando claves que le habían confiado, y copió, tomo por tomo, por meses, en la Xerox instalada en las oficinas de una pequeña agencia de publicidad. Copió con la ayuda de Anthony Russo, un ex empleado de Rand Corporation. Logró estremecer a Washington sin impedir que la guerra prosiguiera cuatro años más.

Herbert Simon, doctor en Economía por la Universidad de Chicago y luego profesor de Carnegie Mellon University en Administración y Psicología y en Ciencias de la Computación y Psicología, obtuvo en 1978 el Premio Nobel de Economía por sus trabajos sobre procesos decisorios, por los que Ellsberg sentía devoción. El finado Simon fue doctor honoris causa por la Universidad de Buenos Aires. Tan interesado como Ellsberg en los fenómenos políticos y económicos, Simon escribió en sus memorias que "para entender la política tenemos que entender cómo es que las cuestiones reciben la atención de la gente y se convierten en parte de la agenda activa.". Otro premio Nobel de Economía, Richard Thaler, distinguido en 2017, también pertenece, de acuerdo con la opinión de Juan Carlos de Pablo, a esa corriente de pensamiento a la que Ellsberg había dedicado años de análisis.

Las críticas contra la guerra

Si Ellsberg era un lunático, como suponían quienes lo maldijeron por la filtración de secretos de Estado, era, bueno, un lunático ilustrado. Se había especializado como Simon en la psicología de los procesos humanos en la resolución de arduos problemas. En la Argentina, De Pablo es uno de los economistas de relieve que más atención han puesto, junto con Martín Tetaz, en entender el impacto de la racionalidad y las emociones humanas en el comportamiento económico. El profesor Simon, por su parte, escribió en su autobiografía que al concentrarse en el proceso simbólico mediante el cual la gente piensa, él se convirtió rápidamente en un psicólogo conductista y en un científico de la computación.

En ese mundo de las ideas había madurado el pensamiento del académico de Rand Corporation que, al apoderarse de los papeles del Pentágono y enardecer con su divulgación las críticas contra la guerra, dejaría un sello en la historia contemporánea de los Estados Unidos. Hasta por una de sus derivaciones centrales, el asunto bien merecía la película de Spielberg.

Había otros elementos más de significación en la compleja contextura temperamental de Ellsberg y, por igual, de su asociado, Tony Russo: se caracterizaban por una discreta sensibilidad respecto de los movimientos protestatarios de la época, tan en boga a fines de los sesenta. Esa identidad psicológica y política no llamó la atención cuando los contrató una empresa acostumbrada como la Rand a manejar secretos que el Estado le participaba para su asesoramiento. Se suponía que siempre lo haría con no menos profesionalismo con el que fríen papas en un restaurante de categoría.

Tanto a Ellsberg como a Russo los aunaba el juramento vindicativo de que varios presidentes, y en particular Johnson, habían mentido sistemáticamente a la opinión pública y al Congreso de los Estados Unidos sobre temas de la mayor trascendencia institucional y debían pagar por ello. Algo tan capital como los bombardeos por saturación sobre zonas rurales de Camboya y Laos, en cuyos límites con Vietnam se desplazaba el enemigo, se había realizado como misiones encubiertas, en medio de la tergiversación general de las informaciones.

Se propusieron así propulsar una denuncia pública que revelara la trama oculta de la guerra y terminara de tal modo la situación engrosada en serie por varias presidencias de los Estados Unidos. El film de Spielberg narra cómo el primer diario al que Ellsberg interesó en las revelaciones fue The New York Times. Contactó a un conocido, el reportero Neil Sheegan.

El libreto de la película pasa por alto, sin embargo, que eso ocurrió después de que Ellsberg hubiera pretendido complicar en la divulgación de los papeles del Pentágono a dos senadores del Partido Demócrata, ambos con credenciales de incuestionable militancia liberal: William J. Fulbright, presidente de la influyente Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, y George McGovern, el candidato presidencial de oposición a quien Nixon aplastaría en las elecciones de 1972. Los dos se excusaron. Evaluaron seguramente la naturaleza del destape y los riesgos políticos y legales del caso. Se sabe que McGovern sugirió a Ellsberg golpear las puertas del Times.

Las licencias de una obra cinematográfica de indudable jerarquía no empalidecen por el señalamiento de que el desempeño de mayor valor periodístico en la cuestión correspondió en un sentido al Times, no al Post. Fue el que dio la primicia, nada menos. ¿Pero cómo enrostrar a Spielberg y los guionistas haberse cautivado con el comportamiento ejemplar de Graham y Bradlee, cuyos nombres agigantó todavía más en la consideración mundial la revelación ulterior del affaire Watergate?

De hecho, fue el Times el que se adjudicó el Pulitzer por la publicación de los papeles del Pentágono. Un equipo de redactores y abogados los examinaron durante tres meses enclaustrados en una suite del Hilton de Nueva York. Eso en el periodismo de clase se llama trabajar a conciencia. Solo al final de la sesuda tarea el Times autorizó a la redacción a que ordeñara en sucesivas ediciones el material recibido. La serie comenzó a editarse en junio de 1971 con la consigna de que ninguna palabra arriesgara vidas u operaciones militares en curso. Ellsberg facilitó ese objetivo, pues retuvo tres o cuatro volúmenes entre los que se mencionaban negociaciones secretas sobre intercambio de prisioneros.

El presidente Nixon contraatacó. Ordenó al fiscal general, John Mitchell, que persiguiera judicialmente al Times por violación de la ley sobre secretos de Estado y seguridad nacional. Un tribunal federal ordenó al Times el cese de las publicaciones; otro tribunal había opinado en contrario. El Times apeló a la Corte Suprema de Justicia mientras los papeles del Pentágono llegaban a The Washington Post y otros diecisiete diarios.

A partir de esa encrucijada empieza a desarrollarse la trama del film. ¿Qué hacer cuando una empresa periodística que se ha abierto a la cotización bursátil se halla presionada por abogados y accionistas y por funcionarios de primer rango gubernamental para callar? ¿Qué hacer cuando la persecución puede ser hasta de cárcel para los editores? ¿Y qué hacer cuando uno se halla al mismo tiempo ante un cruce de la historia, con la oportunidad de coronar servicios periodísticos de excepcional honra, que expandirán su prestigio en la sociedad y el mundo? El Times ya había hecho su apuesta en la dirección con la que se compromete a diario bajo el águila icónica, tan vieja como la Constitución, tan determinante como símbolo de autoridad y supremacía en los sueños norteamericanos: "Todas las noticias que sean dignas de imprimirse".

La señora Graham adoptó al fin la decisión de publicar lo que en esos días estaba prohibido por un tribunal al Times. La siguieron otros diarios. En días, la Corte Suprema declaró, por seis votos contra tres, en "The New York Times Company vs. United States", que es lícita la publicación de documentos oficiales referentes a la política militar desarrollada con motivo de una guerra a menos que se acredite que el medio de prensa ha incurrido en un acto de espionaje para obtener la información.

"Cuando todo es secreto, nada es secreto", escribió, iluminado, uno de los jueces de la mayoría. Fue una revalidación notable de la primera enmienda de la Constitución de 1787 y de su configuración para asegurar la libertad de prensa y cerrar puertas a la censura previa.

Esa doctrina inspiró más de una decisión judicial en la Argentina. En 200l, la Sala II de la Cámara Criminal y Correccional Federal falló que no correspondía responsabilizar al periodista que había difundido una información fiscal reservada en un caso de interés institucional. Los jueces hicieron saber que preservaban el derecho a la libertad de informar aunque la filtración de la noticia hubiera sido hecha por un funcionario responsable de preservar el secreto.

Ellsberg y Russo afrontaron imputaciones por robo de documentos, conspiración y espionaje, entre otros delitos. Ellsberg pudo haber sido condenado hasta con 115 años de prisión. Pero la Justicia los sobreseyó como consecuencia de que el gobierno de Nixon y la Fiscalía General habían cometido contra ellos delitos de prevaricación, supresión de pruebas, ocultamiento de testigos y obstruido, en suma, el debido proceso.

En 2011, Ellsberg fue detenido por protestar en la calle contra la detención del soldado Bradley Manning, o la ex soldado Chelsea Manning, por decirlo en términos ajustados al último curriculum vitae. Manning, a quien por piedad el presidente Obama salvó al final de la cárcel, había posibilitado la difusión de una infinidad de documentos sobre Afganistán que conocía como analista del ejército. En un artículo de 2013, en The Guardian, y acorde con preocupaciones inveteradas, Ellsberg otorgó apoyo público a Edward Snowden, que está refugiado desde hace años en Rusia. Como analista de sistemas de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos, Snowden había divulgado por la red global documentos de Estado de máxima confidencialidad.

Documentos clasificados

Se ha escrito lo suficiente sobre la diferencia entre un leaker, es decir, un soplón como Ellsberg según la definición vulgar, y un hacker, o experto en quebrantar sistemas de seguridad informática, como Snowden. O como los amigos del creador de WikiLealks, Julian Assange, que acaba de asumir la nacionalidad ecuatoriana. Este australiano por nacimiento debe conocer como pocos a sus nuevos conciudadanos, pues lleva años de encierro asilado en la embajada de Ecuador en Londres. Gran Bretaña y los Estados Unidos lo acorralan por sacar a luz unos 250.000 documentos clasificados sobre la guerra de Irak y Afganistán.

En más de cuarenta años de violaciones de secretos de Estado no caben dudas de que por alguna concertación especial de los astros han sido gobiernos norteamericanos los que han pagado en general las cuentas por ese tipo de fenómenos. Los rusos han sido más afortunados: todavía estamos esperando que alguien nos cuente las directivas que recibía del Kremlin el Ejército Rojo invasor que terminó huyendo de Afganistán en 1988. En cuanto a los comunistas, siempre hemos sabido que apoyan con firmeza la publicidad de los actos de gobierno en los países que no son comunistas.

A quienquiera encuentre motivos para estudiar conductas como la de Ellsberg lo fascinará la leyenda de una votación realizada entre estudiantes universitarios de Estados Unidos. Preguntaron a los muchachos por Ellsberg: como ciudadano e intelectual y como empleado de Rand Corporation. ¿Lo aplauden? La mayoría votó por sí. ¿Lo contratarían? La mayoría votó por no. Es eso lo que muestran las buenas gentes cuando bajan la guardia y revelan lo que se esconde de libertario y conservador en la contradictoria naturaleza humana. Oh, sí, un buen vertedero de temas para clases sobre procesos decisorios y dirección de grandes organizaciones como las que impartía Ellsberg.

En 2011, el gobierno de los Estados Unidos publicó de modo oficial los papeles del Pentágono. Con 86 años, Daniel Ellsberg vive en California junto con su segunda mujer. Sigue convencido de que hizo lo mejor por su país.