viernes, 9 de noviembre de 2018

Más luz sobre una época oscura


Daniel Hadad estuvo anoche el el programa de Diego Leuco por TN. Agregó algunos datos al rompecabezas de las relaciones del poder en la era kirchnerista (2003-2015) con el periodismo en la Argentina. Queda aquí para registro, desde el sitio de La Nación porque allí está más completo (solo espero que lo pueda ver atravesando el muro de pago) y prometo subirlo sin más trámite en cuanto esté en Youtube.

domingo, 4 de noviembre de 2018

¿Qué es la radio?


Siempre es interesante oír (leer) a Mario Pergolini cuando habla sobre medios. Encontré este diálogo con Infobae. Confieso que no puedo saber si el diálogo es una entrevista, una charla, un panel de una convención o un refrito de algo que apareció en otro lado, pero mientras busco el origen se lo subo (todo parece indicar que el original es de Kantar Ibope Media). También intervienen Elizabeth Vernaci, Ana Gerchenson y Alexis Benites.

domingo, 28 de octubre de 2018

Una hora con Marcelo Longobardi


Casi una hora dura la entrevista de Pablo Sirvén a Marcelo Longobardi. Vale la pena dejarla aquí para quien la quiera ver y para registro.

lunes, 22 de octubre de 2018

Resucitó El Diario de Paraná


Solo diez días estuvo fuera de circulación El Diario de Paraná (la capital de la provincia de Entre Ríos, en la Argentina). Todavía no sé cuáles fueron esos días, pero tengo que corregir la información de este post. La fuente es Nahuel Caputto, que ayer me anunciaba que hoy vuelve a la web, después de varios meses de estar caído, cosa que ha ocurrido efectivamente.

El Diario es propiedad –ahora indiscutida– de Nahuel Caputto como accionista mayoritario (72%) y de la familia Etchevehere, los antiguos dueños, liderados ahora por Leonor Barbero de Etchevehere, la viuda de Luis (Zahorí) y madre del actual Secretario de Agroindustria de la Nación.

Nahuel Caputto también tiene la mayoría accionaria del diario El Litoral de Santa Fé, del que se ha apartado por completo la familia fundadora de los Vittori. Son accionistas minoritarios otros integrantes de la familia Caputto. Cuando El Litoral cumplió 100 años, el pasado 8 de agosto, ya Caputto tenía el control del diario.

El Litoral y El Diario en manos de Nahuel Caputto están anticipando el futuro inmediato de la industria en la Argentina. Desde la consolidación de la propiedad en un solo propietario, El Diario de Paraná se imprime en la planta de El Litoral de Santa Fe, a media hora corta de distancia si se viaja por el túnel que une las dos ciudades por debajo del río Paraná. La planta de El Litoral tiene sobrada capacidad para imprimir esos dos diarios y otros cinco para distribuir en las dos ciudades. Hay que recordar que, aunque tiene una edición matutina, la mayor cantidad de ejemplares que vende El Litoral se imprime y circula por la tarde en Santa Fe; El Diario, en cambio, circula a la mañana en Paraná.

miércoles, 10 de octubre de 2018

La guerra por nuestra atención


Me pareció muy interesante este post en Medium de Hugo Sáez sobre la batalla por nuestra atención. Está en la esencia de la estrategia de Facebook, que nos quiere tener con ellos la mayor cantidad de tiempo posible, algo que también hacemos los medios en general.

lunes, 24 de septiembre de 2018

La historia de unos cuadernos

No sé si lo van a poder leer si no son suscriptores de La Nación. Les dejo el link con este relato de Jorge Fernández Díaz sobre el tratamiento periodístico del caso de los cuadernos de la corrupción. Hay también un par de videos que valen la pena.

jueves, 20 de septiembre de 2018

Más móviles, menos TV


Si no vive en una burbuja no creo que haga falta este estudio de Nielsen para conocer los hábitos de consumo e interacción con las noticias de los millenials (ya sabe, tienen de 21 a 37) pero se los paso por si les sirve. Más móviles, menos TV.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Estrategias bastante obvias para aumentar suscripciones


Interesante versión en español by Miguel Pellicer de este PPT sobre estrategias –bastante obvias, por cierto– para aumentar las suscripciones digitales del Lenfest Institute.

jueves, 6 de septiembre de 2018

sábado, 1 de septiembre de 2018

¿Quién se cargó el periodismo?


Lea entera esta larga y deliciosa nota de Alan Rusbridger en el Guardian de ayer. Aunque sea obvio explico que la expresión del título who broke de news? es un juego de palabras imposible en castellano. Cada letra del artículo vale la pena, como los consejos del editor jefe del Cambridge Evening News,
“If you write for dukes, only dukes will understand, but if you write for the dustman, both will understand. Keep it short, keep it simple, write it in language you would use if you were telling your mum or dad.”
o la historia nasty or nice detrás de la puerta de su propia casa (hay una historia y un modo nasty or nice de contarla detrás de cada puerta)...

Les paso estos tres párrafos que podrían ser fundacionales de Paper Papers (los buenos periodistas no quieren ganar dinero, pero ganan dinero):
So how to justify obsessive reporting that has no apparent financial rationale, and may even be of little interest to the readers? The answer to this question is central to the idea of a newspaper. If journalism is, in some sense, a public service, then an editor has to understand the ethos of public service – something that is of value to a society without necessarily making a direct financial return. This means thinking of this kind of journalism in the same way you might think of a police, ambulance or fire service. You would, as a citizen, expect such services to be run efficiently, but you would not expect them to have to justify themselves on grounds of profit.

There is actually a financial benefit to investigations, but it is a long-term one. Readers, on some level, want their newspapers to be brave, serious, campaigning and dogged. They like corruption to be exposed, overweening power to be challenged, and serious scandals to be unearthed. It reminds them what journalism is for. They admire it. They are even willing to pay for it.

A newspaper that consistently breaks investigative stories will (with apologies to those who hate the word) build a brand. The Harold Evans Sunday Times was certainly a “brand”. To this day, it is regarded as one of the high-water marks of challenging 20th-century journalism. Brands have value. A paper that stands for nothing will soon lose its sheen, and then its point, and then its readers. But that’s not always an immediately winning argument if the financials are looking tense and you have impatient investors.