viernes, 19 de diciembre de 2008

El mal ejemplo

La cizaña se extiende. En España se paga el llamado canon digital, una tasa agregada al precio de cada producto susceptible de ser soporte de alguna obra de creación. Por ejemplo, un DVD sin grabar.

Ahora el Gobernador de NY, David A. Paterson, quiere imponer la llamada iTax: un 4% sobre toda bajada digital. Esto es, que mis amigos WK* o GN* pasarán a pagar 1,04 dólares por cada canción que compren en iTunes en lugar de los 99c de ahora. Si le aprueban el presupuesto, el Gobernador espera recaudar 15 millones de dólares el año que viene y 20 millones en los siguientes.

No es mucho. Es del estilo de los llamados ahorros de monja (palillos, cerillas…): molestan a todo el mundo y en realidad no ahorran nada. También, qué ingenuidad, pensar que los políticos no encontrarían modo de cobrarnos en el mundo digital. Y esperen, que esto no es más que el comienzo.

Claro, los tabloides se han puesto como fieras. Echan fuego por las muelas. Aquí dejo algunas portadas.

[Es España la tasa fue promovida por una pandilla de caraduras llamada Sociedad General de Autores y respaldadísima por el Gobierno vigente –que tiene entre los marineros de ese barco pirata una numerosa clientela: le hacen anuncios y canciones gratis, aparecen en los mítines entregando una rosa o besando al candidato, firman manifiestos en su favor, tocan gratis en sus fiestas… esas cositas con que los artistas & intelectuales cortesanos devuelven a sus soberanos el agasajo y las mercedes. ¿O se creían que los artistas cortesanos ya no existían?]