martes, 23 de diciembre de 2008

Bue-ní-si-mo

Indignación, furia, asombro. The Huffington Post (inclinemos nuestras cabezas) ha sido acusado de robar contenido del semanario Chicago Reader para su proyecto. Y de Time Out y de The Onion y de… Ryan Singel en Wired Blog Network lo cuenta todo muy bien contado. Pero lo mejor son los comentarios. Por ejemplo este de Colin Richardson:

¿Podría alguno de los editores de Wired dedicar un poco de tiempo a explicar las diferencias y similitudes entre la situación que describen y la cuestionable –al menos para mi sensibilidad– pieza sobre teléfonos celulares en los baños: http://blog.wired.com/gadgets/2008/12/stain-of-shame.html que parece haber sido extraída casi entera de esta de npr [National Public Radio, N del B]: http://www.wireflycontest.com/? Se agradecería un mayor interés de ustedes por su propia política editorial y el modo como la aplican. Gracias.

¡Y así hasta un centenar! ¡Y todavía es pronto! ¡Llegarán más!

Lo mejor de todo el mundo online es que hace aflorar miles de tíos listos y listillos que escriben comentarios agudos y documentados. Me asombra, por ejemplo, el nivelazo general de las discusiones en The New Republic. Hay que poner nombre a esto inmediatamente. Algo tipo portable boldness o smartsharing o así.
Publicar un comentario en la entrada