lunes, 15 de diciembre de 2008

Más parecidos más


Esta es una portada mítica de George Lois para Esquire de Abril de 1968 y su paralelo con el San Sebastián de Andrea di Bartolo di Bargilla aka Andrea del Castagno (1421-1459), que exhiben en el Met de NY. Lois recreó el martirio de San Sebastián en la persona de Cassius Clay/Muhammad Alí. Recién convertido al islam, Alí se había negado a incorporarse al ejército –eran los días de Vietnam. Le llamaron traidor, vendepatrias, cobarde; le quitaron su título mundial, le prohibieron boxear; le condenaron a cinco años de cárcel. Porque contra la versión oficial progre de la historia, en 1968 más del 70% de los norteamericanos pensaba que la solución a la guerra era aumentar la escalada militar en Indochina. El Tribunal Supremo anuló la condena de Alí en 1971.

Christ, it's a masterpiece!, le dijo Lois a su fotógrafo Carl Fischer cuando vio las primeras diapos. El buen George había tenido que convencer al púgil y a su maestro espiritual de que podía posar como un mártir cristiano sin perjudicar su fe musulmana.

Este año, Esquire, que anda faltadísima de ideas y se ha convertido en una más entre el montón de las Revistas Para Chicos (lad's magazines), quiso recrear la portada con Stephen Colbert, el dicharachero y prescindible presentador de un Late Show que pasará sin pena ni gloria.

Es un ultraje. A Lois, a Castagno, a Alí, a Esquire, a tí y a mí. Pero para eso estamos aquí: para sacarnos la espina y reivindicar las ideas, la creatividad y el buen gusto.

Adjunto el San Sebastián de Δομήνικος Θεοτοκόπουλος aka El Greco. Porque, de acuerdo con El Gran Carlos, nos parece la representación emblemática del martirio de este soldado romano que no quiso renunciar su fe para hacer carrera. Sebastián sobrevivió a las flechas. Lo mataron a palos.

Como a los diarios.