martes, 2 de diciembre de 2008

Acción, Reacción

El Mundo ha olido la sangre. La semana pasada empezó a establecer conexiones dudosas entre el Gobierno y la proyectada operación de venta de un 20% de la petrolera Repsol-YPF a la rusa Lukoil. Todo bien mezclado con apelaciones patrióticas, etc. Y combinando los diversos medios del grupo Unedisa en la operación (desde la revista Actualidad Económica al diario Expansión y malicio que encontrarán también el modo de que Marca se meta en ese bombardeo –¿va una cena?).

Así contribuyeron a cargarse a Felipe González. Aquella vez fueron tres años tres dale que te pego: 1993-1996.

En fin, que el Gobierno de ahora ha reaccionado antes. Anteayer filtraron a El País (perdón: se dice El País tuvo acceso a) un viejo dossier sobre acuerdos secretos Aznar-Bush (menudo secreto). Le sirve al poder para aglutinar a sus huestes, evitar el desánimo entre las mesnadas progres y darles argumentos para la próxima Escaramuza Y Tú Más con el enemigo en el bar o el debate de televisión. Bueeeeeno.

Ya los tertulocos de las radios madrileñas no hablan de otra cosa. Qué fastidio. Qué pesados. Obama Abriendo Una Nueva Era y aquí con estas memeces. La Crisis Que No Cesa y aquí con estos pelos.

También se las tienen por los resultados económicos: uno dice que al otro le va mal y el otro responde y a tí más. En fin.

Profesionalmente da pena, dos diarios tan grandes y con tanto talento...

La información como arma arrojadiza. Ya saben, el Cuarto Poder y todo eso. Digo: si dejan su credibilidad hecha unos zorros y ningunean el derecho de los ciudadanos a estar informados por lo menos que no lo hagan durar tres años ¿no?

El resto de la prensa ya no hace ni caso.

¿Quién sale ganando? Cui Prodest? Se lo revelaré: ABC, que pian piano recupera posiciones a El Mundo, y Público, que descrema a El País su audiencia más joven –hoy vuelven a hacer una portada fenomenal y perdonen que sea tan pesado.