martes, 22 de junio de 2010

Sin querer ser amarillo…

En El País viene este asunto:

Algo huele a podrido en Venezuela

Más de 100.000 toneladas de alimentos importados por una empresa estatal para los mercados socialistas se descomponen en los muelles de un puerto


Y en la portada/tapa del Telegraph de hoy…
No tiene nada que ver, pero es, sin duda, una conjura imperialista.