miércoles, 16 de junio de 2010

Portada en contrapicado

Los que entienden de cine dicen que el contrapicado sirve para presentar a los malos, una situación ominosa o amenazante, etc.:

Bueno. La pena es que en esta de acá abajo los personajes están posando medio sonrientes y entonces el chiste del cartelito ya no tiene gracia porque parece que esa foto se la dejaron hacer. Queda como una gracia a destiempo. En plan pedante, exceso de schadenfreude:

Ayer, ABC llevaba una foto mejor acompañada. El que pone cara de no sé es el ministro de Fomento español y número 2 del Partido Socialista:
Es interesante cómo este diario ha recuperado con el rediseño de esta semana su antiguo estilo de portadas, con la foto completamente desplegada –y la sombrita en la cabecera.
Publicar un comentario en la entrada