miércoles, 16 de junio de 2010

Portada en contrapicado

Los que entienden de cine dicen que el contrapicado sirve para presentar a los malos, una situación ominosa o amenazante, etc.:

Bueno. La pena es que en esta de acá abajo los personajes están posando medio sonrientes y entonces el chiste del cartelito ya no tiene gracia porque parece que esa foto se la dejaron hacer. Queda como una gracia a destiempo. En plan pedante, exceso de schadenfreude:

Ayer, ABC llevaba una foto mejor acompañada. El que pone cara de no sé es el ministro de Fomento español y número 2 del Partido Socialista:
Es interesante cómo este diario ha recuperado con el rediseño de esta semana su antiguo estilo de portadas, con la foto completamente desplegada –y la sombrita en la cabecera.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Decir que Blanco no solo no es "ex número 2 del PSOE", sino que fue ascendido a vicesecretario general, a la dercha del secretario general, esto es, Zapatero.

Leire Pajín, secretaria de organización, sería así la número 3.

TP dijo...

¡Corregido! Mil gracias

Javier dijo...

Como fotógrafo, me da la sensación de que este contrapicado no está hecho con la intención de acentuar el "aspecto de malos" (cosa que igualmente hace), sino para acercar lo máximo posible el letrero de arriba a las caras de los protagonistas.

Creo que el intento salió mejor que el de la otra portada. Como bien dices, el hecho de que miren a cámara le resta mucho interés a la foto.

Saludos y gracias por el blog, estoy suscrito al RSS y lo disfruto mucho.