sábado, 5 de junio de 2010

En The Economist

Esta semana. Hasta las crisis les aprovechan. Qué envidia.