sábado, 26 de junio de 2010

Ojo con los cínicos

Héctor Timernan es un cínico de primera magnitud, capaz de tender trampas que en Clarín ni se imaginan. Los Kirchner no lo pusieron de ministro para que mejore las relaciones con Uruguay, las mantenga con Estados Unidos o las empeore con Irán. Todo lo que quieren es desprestigiar a quien los puede denunciar y Timerman es un combatiente Case A que defenderá la corrupción de los negocios con Venezuela -o lo que le digan- con el mismo descaro con el que defendió la dictadura de Videla. No sé si los Kirchner saben que han contratado una granada que les puede explotar en sus propias manos.

Héctor Timerman debería estar en la cárcel por cómplice de los genocidas, pero es el ministro de Relaciones Exteriores de los Kirchner.
Publicar un comentario en la entrada