lunes, 16 de febrero de 2009

Por qué a Hulu le va bien y a YouTube no

El contenido generado por el usuario (UGC) convierte a YouTube en un fenómeno pero le impide ser un negocio.

Los anunciantes salen corriendo cuando oyen hablar de UGC. Su calidad es baja o muy baja y gran parte es pirateado –o sea, que es causa de demandas millonarias. En fin, hoy por hoy, "ugc" y "marca" son dos conceptos que no se pueden escribir en la misma frase.

Así que YouTube domina la red si el éxito se mide por el número de vídeos vistos/cargados por los usuarios. Y es una notable herramienta social y política. Pero no halla el modo de monetizar ese gigantesco tráfico de vídeos y usuarios ni su potencia viral.
Todo eso lo descubrieron Jason Kilar [^] y su gente a mediados de 2007 cuando pensaban en Hulu, el sitio de videos promovido por NBC Universal y News Corp [¡Murdoch!]. Kilar, ex Amazon, parece que ha dado respuesta [¡Por fin!] a una de las Grandes Preguntas: cómo ganar dinero con el vídeo en Internet.

Antes respondieron otras:

:: ¿Necesita un nuevo servicio online ofrecer simultáneamente ugc y vídeo profesional?

:: ¿Es mejor agregar contenido procedente de muchos medios o ser canal exclusivo de uno solo?

:: ¿Quiere la gente descargar películas o series de tv a sus ordenadores y de ahí a su iPod? ¿O prefieren un único streaming de vídeo?

:: Si prefieren streaming, ¿aceptarán instalar nuestra aplicación de vídeo en sus ordenadores o querrán verlos directamente en su navegador?

:: Ingresos: ¿Pago por contenidos, Publicidad o ambas cosas?

Casi todas las permutaciones de estos factores han sido aplicadas ya: Amazon, Apple, NetFlix, Joost, TV.com... Ninguna funciona bien.

Pero Hulu parece que ha aclarado la confusión. Le va bien en todo. Aún está muy por detrás de YouTube, pero en cuarta posición y creciendo.

Mejor aún: Hulu ha agotado su inventario publicitario. Por tanto, está en la rara posición de aumentarlo –claro, mediante nuevos contenidos, que le proporcionarán más vistas– y ganar más plata. Hulu ya tiene más de cien anunciantes, entre ellos marcas como McDonald's, Bank of America o Best Buy.

¿Cómo respondió Kilar a las preguntas?

:: Ofrece sólo contenido profesional [¡A los anunciantes les encanta!].

:: Agregar contenido de muchos medios es un negocio potencialmente más amplio que ser canal exclusivo. Hulu ofrece contenidos de NBC y Fox, pero también de otros 110 medios.

:: Mejor streaming a través del navegador que descargas de pago: vemos tal película o tal serie sentados y una sola vez; pero escuchamos tal canción muchas veces y en movimiento. O sea, la descarga es canal adecuado para la música pero no tanto para el vídeo.

:: “Regla de mamá”: el servicio debe ser tan fácil de usar que "mi madre pueda aprenderlo en 15 segundos o menos sin ayuda". Hulu no requiere descargar e instalar nuevo software y no parece Tokio de noche, bromea Kilar. YouTube, pese a ser propiedad de Google, es un desorden. Kilar comenzó su carrera en Walt Disney y quiere trasladar a Hulu la cultura de ofrecer riqueza de contenidos sin agobiar al usuario –como los parques temáticos de Disney.

Eso no significa que las descargas de pago estén muertas: algunos usuarios quieren guardar contenido. Eso puede ser parte del paquete premium de Hulu.

La mejor lección de Hulu: la publicidad en streaming funciona mejor que el cobro por descarga. Los anuncios son pocos y cortos, con un sutil temporizador de cuenta atrás que los hace más soportables. En algunos casos, los espectadores pueden incluso elegir el anuncio, por lo que es probable que seleccionen los más relevantes para sus intereses. Y tienden a recordar mejor los anuncios vistos en Hulu que en tv.

De momento, YouTube está demostrando que el video online tiene público, mientras Hulu está demostrando que los anunciantes están dispuestos a pagar la factura.
Publicar un comentario en la entrada