sábado, 21 de febrero de 2009

Las monerías del NY Post

El reverendo Al Sharpton promueve una protesta frente a la sede del NY Post. Dice que el chiste que arriba aparece refleja los tradicionales "estereotipos racistas" que comparan a los negros con los chimpancés.

El reverendo interpreta que se compara al mono con Barack Obama. Bien: el stimulus bill fue escrito por el Congreso, no por el presidente. All in all ¿no es esto fruto de un complejo contorsionismo mental? El chiste es más malo que el sebo, de acuerdo. ¿Es eso pretexto para montar el cirio? A uno le recuerda lo de las Siete y Media: si no llegas, pierdes; si te pasas… es peor.

Los manifestantes, unos 200, gritaban: ¡Boicotead al Post! ¡Que lo cierren! Pues nada. Genial.

El cartoon venía en aquella edición tan decisiva que ustedes ya vieron en esta casa. El chimpancé, llamado Travis, se pasó dos días peligrosísimo. Agredió a un amigo de su dueño. El propio amo llamó a la policía y los agentes mataron a tiros al bicho. Le sangra el corazón a uno.

Es verdad: el Post es un diario poco simpático para el mundo políticamente correcto. Feisty, se dice en inglés. Unos gamberros, dicho sea con la peor intención. Son muy dueños. Pero también se ve que el reverendo no tiene nada mejor que hacer –lleva decenios viviendo de este cuentito. Ahora ha dado importancia a una estupidez del Post.

Prudentemente (¡El Post Prudente! ¡Milagro!), el diario aclara en un editorial que esa no era su intención. Y pide disculpas. Excusatio non petita… Tampoco está mal que prueben su propia medicina.

El Post es propiedad de Murdoch. Para que luego digan.
Publicar un comentario en la entrada