martes, 10 de febrero de 2009

Bien, Cándido Cannavò

Es lo de siempre. Y por eso hay que decirlo siempre. Y, además, a los periodistas nos gusta. A los de todas las edades –espero. Es una magnífica entrevista al ex director de la Gazzetta dello Sport:

:: ¿Qué le diría a un periodista de diario al que le han propuesto prejubilarse a los 57 años?
>>>Que si ama esta profesión, y seguro que la ama con pasión --de lo contrario no la hubiese escogido--, se aferre a ella, que continúe peleando por contar historias, por adaptarse a los nuevos tiempos, por seguir disfrutando del placer de escribir, de publicar. Solo se me ocurriría decirle que siga creyendo en lo que siempre creyó, en el periodismo.

:: Y a un novato, ¿qué le diría a un júnior de esos que aparecen en verano por las redacciones?
>>>Siento un gran cariño por ellos, pero, lamentablemente, al menos en Italia, suelen ser víctimas de contratos basura, paupérrimos. Siempre tengo la sensación de que están haciendo cola, esperando que se cree un hueco. Una cosa es que te vengan a pedir trabajo y otra muy distinta que te pidan consejo antes de decidirse por esta profesión.

:: Déme dos consejos, no más.
>>>Los periodistas actuales tienen muchas cualidades, pero tienen un gran defecto que les impide ser aún mejores: deberían gastar más los zapatos y olvidar el móvil. Hay que pisar la calle, salir, contactar con la gente, contar historias, acercarse al deportista, sí, pero también a lo que llamo la humanidad del deporte, todo aquello que no está en las vitrinas. […]