miércoles, 7 de enero de 2009

…y otro chantajista

El Presidente de Bolivia, Evo Morales, ha pedido que se inaugure el nuevo diario gubernamental el 22 de enero. Lo cuenta La Razón y lo leo en Periodismo en las Américas.

También quiere lanzar un canal de tv con apoyo de Venezuela e Irán. Ese canal representará a los sindicatos de la minería y la agricultura, grupos indígenas y movimientos sociales que le apoyan.

El Gobierno de Bolivia ya maneja una estación de tv, una cadena de radio y un semanario.

Según Morales, casi todos los medios privados buscan perjudicar su imagen. Y los periodistas son marionetas de los propietarios de medios. Es posible, sí señor. Pero ¿es eso lo que preocupa al Presidente? Porque si así fuera tomaría otras medidas. ¿Hay delito? Denúncielo a los jueces. ¿Los dueños de medios coartan a sus periodistas? Hay modos de protegerles sin perjudicar la libertad. Etcétera.

Pero no parece que los medios y los periodistas se sientan muy protegidos por el Gobierno boliviano. Al contrario, 2008 ha sido el peor año para las libertades de prensa y expresión, según aquellos.

Además, los periodistas que trabajan en los medios oficiales ¿no son marionetas de su dueño, que es usted, señor Presidente? Ah, esos no, que son los míos. Es lo de Cordell Hull y Anastasio Somoza. Acabáramos.

Digo: todo esto ¿beneficia a los bolivianos o a Morales y su gente? En castellano se llama autoritarismo, dictadura, cesarismo... Nada bueno. Ni siquiera para el propio Evo, de quien esperaba mucho más. Qué pena.

Quiere dar su propia versión. Que la dé. Pero no: el mes pasado anunció que prescindiría de las conferencias de prensa. ¿No será que quiere imponerla? ¿O es miedo a las preguntas? ¿Desprecio a la gente, quizá? Nada de eso es compatible con la democracia ni con la libertad.

Otro chantajista en Paper Papers 7/1/09
Manicomio en Paper Papers 6/1/09
Para fastidiar/hinchar en Paper Papers 5/1/09
Otra del poder y la prensa en Paper Papers 25/12/08

4 comentarios:

javier dijo...

Y aquí también te lo vuelvo a repetir:

En el Perú es exactamente al contrario, el gobierno mantiene una prensa adicta a golpe de publicidad oficial. Por eso en el 2008 echaron al director de una de uno de los principales periodicos peruanos (Peru21) por su tono "excesivamente negativista", cambiaron toda la unidad de investigación del decano de la prensa escrita por encontrar demasiados escándalos gubernamentales y han arrinconado al mejor y más influyente periodista peruano amenazando a los productores. Y al revés, el gobierno influye para que suelten a una paparazzi tercermundista para ganarse parte de su audiencia.

A ver cuando publica un post sobre la prensa peruana, teóricamente democrática.

TP dijo...

Javier, muchas gracias. Necesitamos información –hechos, datos…– para juzgar. En algunos países tenemos buenas fuentes, en otros no tanto. Todo llegará. ¡Nos queda el mundo entero! Seguimos adelante. Bueno El Lápiz y El Martillo. Mejor lo del Barça: qué gran año.

GP dijo...

Ya. Gracias a Messi...

Xavier Ernesto Olivares Ibañez dijo...

Lastimosamente la prepotencia de Morales, Chávez, Correas y demás "demócratas" con tufo a dictadores se está cebando con los que ponen la cara ante la información.

Evo Morales ha hecho de sus dos años de mandato los más trágicos para el periodismo boliviano que ha sido vilipendiado y ninguneado desde todo punto de vista.

Hoy por hoy Bolivia es el país de mayor riesgo en Latinoamérica para ejercer el periodismo, por eso, los que hemos podido nos encontramos en otras latitudes.
Yo tengo un profundo respeto por la integridad informativa y editorial de una de las casas periodísticas más importantes de Bolivia como es El Deber de Santa Cruz, (donde fui editor de infografías) que pese a ser de un grupo familiar (como el 90% de los periódicos del mundo) han respetado las decisiones editoriales de la redacción. Por eso aseguro que las palabras de Morales cuando dice que los periodistas bolivianos son manipuladores y manipulados son absolutas mentiras y demuestra una vez más que no tiene el menor conocimiento del oficio periodístico, del cual se sirvió los más de 15 años cuando era sindicalista cocalero; claro, en esas oportunidades los periodistas "manipuladores" también lo entrevistaban y publicaban todo lo que decía y argumentaba, pero en esas oportunidades eran los "compañeros periodistas".