sábado, 10 de enero de 2009

Sangre y fuego

Es una verdad grande como un castillo: quienes se oponen a los dictadorzuelos verborrágicos que florecieron en América del Sur son los periódicos y los periodistas. El resto: los políticos, los empresarios, los sindicatos y hasta los obispos, se desperezan incrédulos de la resaca de la fiesta de estos años y se escudan detrás de la prensa de las diatribas de sus gobernantes.

Hay que decirlo con todas las letras. Es cuestión de coraje o de cobardía. ¿De qué lado se anota?

El periodismo sirve para eso. Los periódicos también. Y si no, no sirven para nada.

Y algo más: los más cobardes son esos mangantes medio chiflados que nos gobiernan. Bastaría con hacerles pito catalán para que se vuelvan a sus casas llorando.

Pero a esto lo decimos en Paper Papers desde que empezamos. Para ser periodistas hay que tener un par, pero bien puestos: sangre y fuego.
Publicar un comentario en la entrada