sábado, 24 de enero de 2009

Le Monde (suspiro)

El lunes aparece un Le Monde nuevo en el quiosco. Así, de entrada, a uno le gusta más el Monde viejo. Sobre todo, la portada. Sugiere El Gran Carlos colgar todas las páginas nuevas que el diario muestra junto a sus pares en el diario de hoy, que es el último Monde cosecha del 2006. Para comparar. [No es exacto-exacto porque los sábados no llevan Horizons sino el dichoso resumen semanal del NYT, así que viene de vuelta aquella doble fenomenal del Joven Obama Y Su Joven Señora, que se parangona mejor (la doble, no la señora)].

Nuevo ViejoNuevoViejoNuevoViejo
NuevoViejo
Parece que la Guardianización del vespertino francés es definitiva. Mejor: es una vulgarización del diseño anterior. El diario está más cuadrado. La portada, empeorada. Parece, parece.

Pero amigos, este no un periódico como los demás. No pierde la apuesta que en su día hicieron por no dar todo, sino sólo lo mejor. Qué bien lo explica Éric Fottorino, el director: ...préférant la hiérarchie de l'information à la confusion de l'exhaustivité, cherchant aussi à nous singulariser par des modes de traitement originaux. Con apuesta por desarrollar los temas y por la sorpresa dura: ¿sabían que en Islandia (¡Ese Edén Nórdico En Quiebra!) la policía y la gente se pegan por la calle? Esas cosas ya sólo las cuentan Le Monde, el WSJ y el NYT. Bueno y, en este caso, Morgunbladid, claro.

El diario será «más denso» entre semana –caen a 26/28 páginas. Sábado y domingo-lunes 30/32 páginas. Además de vespertino, con macarrón o bicicleta. Antiguos que son ellos.

La sección de Economía ganará páginas, claro. Aparece una sección de nombramientos. Y una página de Tecnología & Medios. Y reforzarán el vínculo con la edición online, en la que desde 2005 el diario descarga la tarea de seguir el minuto a minuto del mundo mundial. Así el papel puede ofrecer otro valor. Y lo hace. El sitio es el primero en información generalista de Francia.

Para el fin de semana, taza y media de lo que llevan hoy: le journal s'ouvrira largement aux débats, aux découvertes scientifiques, aux grandes enquêtes, à la polémique, aux livres de poche et aux choix culturels conseillés pour la semaine suivante.

En primavera lanzarán una nueva versión de su magazine Le Monde 2.

Entretanto, los demás tenemos que bancarnos los Consejos de Ministros, las manías de los directores, los comunicados de prensa y el periodismo de filtración. Bueeeeeeeno.

Dice Fottorino: améliorer notre offre éditoriale est à nos yeux une "ardente obligation", afin de rendre chaque jour Le Monde plus pertinent, plus accueillant et, au final, plus indispensable. Bien. Lo de siempre con mejor estilo. También dice lo de más legible, puntos de entrada a la página, etc.

De la Neo Sans no dice nada (¿¡Será Posible!?).

La compañía editora también ha aprobado sus presupuestos para el 2009 (a buenas horas), que incluyen pedir un préstamo de 25 millones de euros con la garantía de la exitosa Télérama. Y la reestructuración –o sea, aplazar a cambio de un interés– del pago de 5 millones en obligaciones que vencía este año. Otros 70 millones de nada vencen en 2012 y 2014. En el balance: 36 millones acumulados de pérdidas, según Médiapart.

El grupo vende/venderá peculiares activos que explotaban (literalmente: una revista sobre ballet/danza, por ejemplo) y suma el programa de bajas voluntarias –110 empleos (60 periodistas) menos entre julio de 2008 y el próximo marzo. Las pérdidas de explotación en 2008 ascienden a 4,7 millones de euros. Como estaba previsto.

Según la OJD francesa, las ventas han caído un 5,3% entre enero y noviembre de 2008 y están en 301.445 ejemplares.

Y se proponen regresar al beneficio operativo este año. Almas benditas. En fin. Aúpa.

El lunes al mediodía podrá leer uno el diario y decir alguna cosa de sustancia. O no. Para lo gráfico les remito con gran esperanza a los sitios de referencia de Esta Casa.

:: Homenaje muy debido: fue Ally Palmer (¡Muy Grande Siempre!) –y Los Escoceses ;) quienes fabricaron esa presencia visual del Monde que muere mañana. Me cuenta Ally que muchos le han preguntado si el nuevo diseño era suyo. "[…] unfortunately not. I would love to have got our hands on it as our previous work with them felt like the first stage in a process". No ve tan claro que sea tan Guardianesco: though it's hard to tell I can see what you mean about The Guardian influence.

Uno es reportero y editor y su juicio sobre la cosa gráfica es, en fin, el suyo de uno: el Monde Palmer era una maravilla, como planteamiento editorial y gráfico, para todos los que queremos leer diarios en lugar de mirarlos. Pero ya digo: no me hagan mucho caso. Mirar los diarios ya es algo y uno, que es frugal, se conforma.