lunes, 26 de enero de 2009

Señalar con el dedo

The Guardian publica la segunda entrega de Road to Ruin, un proyecto con el que explican por qué cuernos hemos llegado a esta recesión. Es un reportaje en movimiento, cuyo sitio web es un Imperdible. Hoy, Julia Finch, la Jefa de Local [sic] y dos reporteros singularizan a los líderes del desaguisado. Mañana prometen un inquietante tercer capítulo: Los barones de la bancarrota: cómo quebrar puede ser un negocio rentable. Tachánnnnn. No se lo pierdan.

Le queda a uno la duda de si no habría que poner a la prensa, a los periodistas, a la cabeza de esos 25 culpables. Por hacerles tanto caso, por jalearles, por tomar copas con ellos a cambio de participar en la disimulación (La Gran Impostura), por exagerar, por lo que dice Paco. Estos 25 la vieron venir y no avisaron. Los periodistas… ni la vimos venir. Claro, ahora, cuando la guerra ya ha terminado, todos somos generales. Entre nosotros: una pena.
Publicar un comentario en la entrada