domingo, 25 de enero de 2009

La partida de nacimiento de la prensa

Eso es la muestra Breaking News: Renaissance Journalism and the Birth of the Newspaper. En la Biblioteca Folger Shakespeare del Capitolio de los EEUU, en el DC. Me pasa S* la pista –¡gracias!– y la pena es que cierra el 31 de enero. La muestra explica cómo la información en el mundo de los siglos XVI y XVII, de las guerras a las notas comerciales, tomó forma gradualmente hasta encorparse en los diarios. Que hasta hoy han sido el lugar, el topos, donde el mejor periodismo se ha hecho carne. Ahora busca otro cuerpo. [PS: releo esto. Qué barbaridad, qué poeta.]
Samuel Rothstein titula When the News Was New su crónica en el NY Times. Vale la pena. Fíjense que magnífico párrafo:

[…] But the story of how journalism became a public enterprise in Renaissance England is actually the history of how a public itself took shape; how out of a monarchical society in which great poverty and great wealth cohabited, another kind of identity evolved. It was based on slowly increasing literacy and impassioned written argument; it included curiosity about gossip and a taste for exotic tales; and it developed alongside a new commercial world in which written advertising, like the news it accompanied, helped shape taste and expectations.

Duda uno. Esta exposición ¿muestra la partida de nacimiento o la de defunción? ¡De nacimiento! Porque ¿no estamos en un momento parecido pero a escala planetaria, global? ¡Sí!

Necesidad de líderes, de estrategas, de ejecutivos para guiar el barco del periodismo en este tiempo de crisis (Lo Viejo No Acaba de Morir & Lo Nuevo Está Aún Naciendo).

Ganas de releer a Boswell, Johnson, Swift… hasta De Quincey [¿sabían que el administrador de la fortuna que heredó de sus padres obligaba al adolescente Quincey a traducir al griego to-dos-los-días los titulares de la prensa? Así se hacen lectores].

Oportunidad. Esperanza. Optimismo.

[Ilustración: Bruno Ryves, 'Mercurius rusticus' or, The countries complaint of the barbarous out-rages committed by the sectaries of this late flourishing kingdome. Oxford, 1646. Adviertan que aún no había nacido la Infografía. ¿O sí? ¿O no existió nunca y es lo que hacemos los periodistas desde siempre? Eso sólo lo sabe Gonzalo]
Publicar un comentario en la entrada