martes, 13 de enero de 2009

Piénselo un minuto –o dos

Jonah Bloom, el Director de AdAge pronostica el regreso de los contenidos de pago para este mismo año. Sin ir más lejos. Argumenta, con razón, que la publicidad no basta para sostenerse, que las empresas de medios deben diversificar sus ingresos, desarrollar nuevas fuentes de recaudación. En línea con la propuesta de David Carr pero con más sensatez. La lógica dice: cobren por los contenidos. La realidad dice: no funciona.

¿Cómo que no? El sitio de Il Sole 24 Ore, diario magnífico, la mayor difusión de Europa en prensa económica diaria (330.000 ejemplares), ya recauda por ventas –contenido premium+shopping online– la mitad de sus ingresos totales. La publicidad es la otra mitad. Tutto il transato dell'anno su Shopping 24 è uguale alla raccolta pubblicitaria complessiva, me cuenta un directivo de esa casa. Sé lo que digo: sólo los ingresos con las ventas del shopping pemitirían pagar a una redacción de 40 personas. La clave, agrega, es que el contenido del sitio es… imbatible en calidad y cantidad. Es creíble. Es relevante. Es necesario. Para los ejecutivos, los comerciantes, los empresarios, los autónomos... Informa, es un útil de trabajo, entretiene, profundiza, analiza.

Digo: no basta con cobrar por los contenidos. Es que los contenidos deben ser cobrables. Periodismo 100%. Negocio 100%.