domingo, 25 de enero de 2009

Es necesario

En Vagón-bar encuentro esta pieza de urgente lectura para directivos, ejecutivos, editores y periodistas. Cada cual encontrará/encontraremos algo valioso. O todo valioso. Esta de Paco es una perspectiva que se oculta –por algo será. Ahí van unos párrafos:

:: Desde siempre, las crisis han servido para medir la calidad real de las personas y, muy particularmente, de los líderes. […] De momento se puede decir ya, en primer lugar, que esta es una crisis de dirigentes. […] de todas las clases dirigentes. Empezando, claro está, por la clase directiva del mundo financiero y empresarial.

La fórmula fácil podría enunciarse en negativo y con una frase conocida: “No han estado a la altura”. Pero en realidad, debería enunciarse en positivo: “Han estado a lo suyo”. Y está percepción ha calado en la gente […].

Al final, quizá no estemos ante una crisis del sistema, sino ante la crisis de los valores morales de una clase dirigente, cortejada y bendecida por la clase política y los medios de comunicación. Porque también estos, a su manera, en una escala menor, participaban de esa fiesta y la emulaban. Y de hecho, han acudido en su rescate con medidas políticas que unos aprueban y otros bendicen, a nuestra costa: los platos rotos en la orgía tendrán que pagarlos, qué paradojas, quienes menos tuvieron que ver con ella.

Y la gente lo percibe. Se da cuenta de que las elites han fallado, se han dedicado primero a lo suyo y ahora a ayudarse entre ellas. Pero las elites son muy necesarias para garantizar la cohesión social, tienen que liderar la recuperación. ¿Qué hacemos?

Cambiar el modelo. Volver a los cánones de ejemplaridad. […]

Esa calidad moral de las clases dirigentes, la que les hacía confiables, en la que podía respaldarse una nación entera, se perdió hace tiempo y se manifiesta ahora amargamente en una crisis brutal de la que, por la misma razón, nos costará mucho salir.

Las crisis no son, como a veces se pretende, fenómenos mecánicos de la economía que se reproducen según un patrón previsto, como los ciclos de la naturaleza. Entre otras razones, porque en la vida social y económica interviene la libertad humana: es decir, la capacidad moral de cada generación. Esta nuestra, tan poderosa técnicamente, sufrió una grave crisis moral que, como casi siempre ocurre, terminó por arruinar también el bienestar económico. […]

1 comentario:

Paco Sánchez dijo...

Gracias, amigo. Y sobre lo de Bernanbéu... ya hablaremos. Abrazo