jueves, 22 de enero de 2009

Decíamos ayer

El País se rediseñó y sigue pareciendo El Mundo, que se rediseñó y sigue pareciéndose a El País. Gráficamente, digo. Bueeeeeeno: estas son las portadas de ayer. ¿No debería notarse a la primera que son dos diarios distintos que se editan distinto, etc.? ¿O es que consiste en eso, en parecerse hasta en la publicidad? Digo: se conoce que el cambio va por dentro. Como las procesiones. Y también: hay que seguir esperando. La esperanza es lo último que se pierde, etc.
Publicar un comentario en la entrada