martes, 27 de enero de 2009

Chico de tapa

Ya no me animaría a subir el Aconcagua ni el Kilimanjaro, aunque sí me hubiera gustado hacerlo hace... 30 años. Por eso me da una envidia terrible verlo a Héctor D'Amico -me consta que es mayor que yo- en la cima de uno y de otro.

Por la tapa de la revista del domingo supuse que Héctor estaba en el Kilimanjaro cuando se accidentaron los andinistas italianos. Pero la subida al techo de África fue en diciembre, así que no explica porqué La Nación se sacó de encima ese trámite. Héctor D'Amico y Daniel Merle -su jefe de fotografía, también montañista- conocen bien el cerro y ya publicaron en la misma revista su ascensión al Aconcagua.

Entonces me pregunto: ¿Hay que publicar las vacaciones del Jefe de Redacción? y con el despliegue de La Nación: tapa de la revista, infografía, videos en el sitio web, mapa interactivo, historia completa del volcán y de media África... ¿No es demasiado? ¿No es mucho la foto del Jefe en portada?

Por las dudas acabo de preguntar en la redacción de un diario nacional del Ecuador y NADIE sabe qué K es el Kilimanjaro.
Publicar un comentario en la entrada