martes, 4 de noviembre de 2008

Gengis Khan

Quizá sea un poco aguafiestas o será por una gripe que me tiene bajoneado. Recorro blogs sobre periodismo y todos hablan de las elecciones en Estados Unidos. Prendo la tele y solo se habla de las elecciones en los Estados Unidos. Oigo la radio y todos hablan de las elecciones en los Estados Unidos. Mañana será un día muy aburrido en los diarios de todo el mundo: todos dirán...

...lo mismo

lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo lo mismo

Pero hoy también están...

...todos igual

todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual todos igual

¿Hay algún modo de ser creativo cuando todo es igual, todo es lo mismo? Dicen que desde Gengis Khan -hace 800 años- el hombre más poderoso del mundo es un blanquito.

Ojalá Barak Obama termine con el aburrimiento multisecular y endogámico de los blancos.

Cuando era adolescente y me empezaba a interesar por los medios y los mensajes existía lo que se llamaba entonces el Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación. Wikipedia lo define así:

Es un proyecto internacional de reorganización de los flujos globales de información a través de distintas acciones de gobierno y del tercer sector. La iniciativa fue lanzada en el inicio de los años 1970 por el Movimiento de Países No Alineados y recibió apoyo de la Unesco. En 1980, una comisión de esta organización estudió los problemas de la Comunicación en el mundo y produjo un documento —el Informe MacBride— en el cual propuso cambios para redistribuir y balancear los flujos de información entre países ricos y subdesarollados. Sin embargo, la fuerte oposición por parte de las organizaciones privadas de medios, a partir de entonces, acabó relegando el proyecto al olvido. En las décadas siguientes, la Unesco prácticamente ha sustituído la NOMIC en su agenda política por otros temas, como la democratización de la comunicación, la sociedad de la información y la inclusión digital.

La idea era igualar los flujos de la información. Así, Ghana tendría los mismos derechos que Gran Bretaña a difundir sus novedades, aunque no las produjera. En pocas palabras, se trataba de igualar a Madonna con Kadafi. El informe McBride propiciaba la censura de la información, ya que con en Nuevo Orden serían los estados nacionales los que decidirían el flujo, todos en igualdad de condiciones. El NOMIC provocó la separación durante 19 años de los Estados Unidos, el mayor aportante a la organización.

En días como hoy entiendo un poco a la Unesco de aquellos tiempos.