miércoles, 21 de julio de 2010

La realidad alienígena

Uno de los hechos que ayer ocurrió en el Congreso de los Diputados español es este:
Pocas horas después, en las portadas de los dos diarios de mayor difusión en Catalunya, aparece ese mismo hecho –claro, meridiano, elemental, cristalino, sencillo, exacto– transmutado en una nueva realidad:
¡Es la magia de la prensa! dirán algunos. Psí. Siempre pensó uno que el periodismo consistía primero en informar de los hechos relevantes a la gente, en lugar de ocultárselos bajo una interpretación opinable o, directamente, decir que pasó lo que no pasó, como hacen, respectivamente, esas portadas/tapas. Es algo así como el Periodismo Duguesclin: quito y pongo información para ayudar a mi señor (uno a CiU y el otro al PSOE, en este caso).

La diferencia es que, en este caso, el apuñalado no es Pedro el Cruel sino la verdad, que cae muerta en brazos del gentío que leemos diarios.

¿Tienen miedo de que la gente pensemos lo que nos parezca, es que no saben hacer su trabajo, ayer fue un día complicado o tenían el martes tonto? ¿Quizá varias de esas causas o todas juntas? Claro, pensará usted, qué fácil criticar a toro pasado; o bien, después de la guerra todos somos generales. También es verdad. Y sin embargo, ayer, los hechos estaban tan claros...

Entretanto, un diario sigue desafiando ahora y siempre a la realidad y trata de hacer sus portadas con lo que alegre más el día de Nuestro Querido Líder. Con la que está cayendo en España, lo más del día es el PP y los presos cubanos. Pues vaya.

Me habría encantado estar en la reunión de portada/tapa dónde se parió esa Realidad Paralela. Este diario… vaya manera de malgastar el patrimonio ganado durante su primer año de existencia. Qué pena.

[Off-topic no periodístico: entre los políticos y la prensa de Madrid, esos exiliados cubanos acabarán añorando la cárcel de Cuba o desearán no haber venido. No saben dónde se han metido].
Publicar un comentario en la entrada