sábado, 10 de julio de 2010

La portada es el espejo del alma

MR* dice que el verdadero editorial de un diario es su portada. De acuerdo. La portada es el espejo del alma, diría el refrán adaptado a la prensa. La portada es la persona real, que luego es presentada o disimulada, agrandada o disminuida, manifestada o escondida en el resto de páginas. Cada diario dispone de su propio guardarropa: la selección de asuntos, su secuencia y tamaño, el modo de titular, las firmas seleccionadas, el tono del lenguaje, la edición gráfica… y el resto de mentefacturas y manufacturas que emplea para vestirse.
También la portada manifiesta el carácter del diario. Hay diarios osados, audaces, valientes y diarios astutos, calculadores, especuladores; diarios adolescentes y diarios maduros; diarios pusilánimes y diarios temerarios, diarios trabajadores y aplicados y diarios desganados y perezosos… y toda la gama de virtudes y caracteres que se puedan dar entre las personas.

El Tribunal Constitucional español hizo pública ayer su sentencia sobre el Estatut [algo así como la constitución catalana]. Es la noticia del día aquí. Para hacérsela corta a los no españoles: el Estatut tiene 78 páginas y pesa 268,62 Kb; la sentencia 881 páginas y 2,47 Mb. Es una forma gráfica de decir que el tribunal se ha empleado a fondo, obviamente para recortar el Estatut y reinterpretarlo a la baja para hacerlo constitucional, según ellos. Ese es su trabajo y lo han hecho. Hoy se celebra en Barcelona una manifestación convocada para protestar contra esa interpretación constitucional bajo el lema "Som una nació. Nosaltres decidim".

Me choca La Vanguardia. Me comentan unos cuantos: "Si La Vanguardia –siempre tenida como modelo de moderación– titula de ese modo… España ha perdido a Catalunya", parafraseando el affaire Johnson-Cronkite.

Puede ser –o no. No le toca a este blog entrar en esa. Le toca decir esto: esa portada tiene poco periodismo y mucha víscera. A un diario así hay que pedirle que explique y titule con la sustancia y no apele a un juicio de intenciones sobre un aspecto tan intrascendente como el día en que se publicó una sentencia, cuyo contenido y consecuencias son muy, pero que muy graves. Esa gravedad es el asunto y es lo que falta en esa portada. Lo demás es víscera, rabieta o astucia –no creo que sea pereza: en páginas interiores la cobertura es extraordinaria.


A juicio de uno, acertaron más Regió 7, Diari de Tarragona y Diari de Girona, tres locales que le hablan a la gente del meollo de la cosa. Si llegan a echarle a la portada una pizca más de sal... quizá no tanta como El Periódico.

Releo y dudo. ¿Es más periodismo El Periódico y La Vanguardia que esos locales? ¿La cosa estaría entre unos y otros? A ver, esos comentarios.
Publicar un comentario en la entrada