viernes, 9 de julio de 2010

Solidarietà con i giornalisti italiani

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Está bien. Somos solidarios en su lucha por la libertad de prensa. ¿Pero no sería más creíble la huelga un miércoles? Además lo que quiere Il Cavaliere es precisamente que nos callemos. Las huelgas de los periodistas deberían ser como dicen que son las de los japoneses: trabajan más para mostrar de lo que son capaces y ponen en aprietos a la empresa con la mayor producción.

Aquí el editorial de Corriere della Sera.
Publicar un comentario en la entrada