sábado, 17 de julio de 2010

No periodistas, no party

"Se acabó el periodismo de papel, pero no el papel del periodismo", era uno de los eslóganes del diario digital Factual, lanzado en noviembre de 2009. Arcadi Espada, que fue su promotor y primer director, dimitió en enero de 2010. Le sucedieron otros tres directores. El pasado jueves, Factual bajó la persiana. Empezaron con 20 periodistas y han acabado ocho –incluidos tres becarios/pasantes.

El pasado día 8, Estrella Digital –otro nativo digital– anunció que reducía su plantilla de 18 periodistas a uno más varios colaboradores, cifra que la empresa "considera suficiente para continuar con la actividad y mantener el periódico digital en la red". Entre noviembre de 2009 y mayo de 2010 otros trece empleados abandonaron el medio sabiendo la que les esperaba. Estrella Digital sigue abierto y la empresa asegura que tiene planes para remontar el medio.

¿Sin periodistas?

Con motivo del cierre de Soitu, decía Esta Casa que esas desapariciones no son fallas:
[…] Son pasos necesarios de una industria que nace y debe despegarse de su madre. Hasta que no se reinvente el medio sufrirán estos dolores de parto. Después solo quedará el parecido en algunos nombres, del mismo modo que la industria de los automóviles todavía muestra señales de los coches tirados/jalados por caballos.

Ese paso es necesario y alguien lo tiene que dar. Es el precio de la transición y lo pagan los pioneros ansiosos.
¿Sin periodistas?

A todos los más de 166 diarios de papel de EEUU cerrados desde 2008 a hoy les pasó algo parecido: les faltaron periodistas. Y no me refiero al número: les faltó periodismo. Sin periodismo no hay negocio. Esos cierres destruyeron 35.000 puestos de trabajo.

¿Sobran periodistas? Quizá. A uno le parece que, sobre todo, sobran empresarios como los de Factual, Soitu y Estrella Digital.
Publicar un comentario en la entrada