sábado, 3 de julio de 2010

El hombre del traje gris

Lo guardé hasta hoy previendo lo que podía suceder. Me gusta mucho que un diario o un periodista se retracten, acepten errores y pidan perdón. Creo que son puntos a favor y no en contra de su credibilidad. Lo que me parece loco es hacerlo antes de tiempo. Ahora suenan de otro modoestas palabras de Rob Hughes en The New York Times de ayer.
Publicar un comentario en la entrada