domingo, 11 de julio de 2010

Días como este

Hoy era un día para esperar portadas de rompe y rasga. Y no. Ni los deportivos… como era de esperar.

A medio camino de todos los talibanismos –que son más de dos en este asunto–, El 9 Esportiu me pintó la sonrisa en la cara esta mañana con su portada ["Catalunya decide"]. Es una pena que El Punt y Avui, que encartan El 9 como sección de deportes, no aprovecharan la idea para mezclar en sus primeras los dos asuntos del día acá: la final del Mundial de fútbol y la manifestación de Barcelona:
Debajo les cuelgo el slider con otras portadas. Se pueden divertir un poco viendo cómo y de qué modo ha optado cada diario por uno u otro asunto.

Todas de lo más previsible y aburrido, salvo las que quieren hacer rabiar a unos y satisfacer a otros. La prueba: el número de coincidencias en la factura de esas páginas, en titulares, etc. Esto es lo que hay.

En el capítulo de pontificadas de hoy uno debe decir:
Chocante frialdad con que los tabloides nacionalistas españoles mienten deliberadamente sobre los hechos. Hoy ni se conforman con una interpretación sesgada, torticera o visceral. ¿Cómo serán las reuniones dónde se fabrican portadas como las de hoy? Me encantaría asistir.

Público. Esperaba uno más. Mucho más. Hoy es el día que debían lucirse con una portada/tapa pensada desde el pasado jueves y romperles la madre al resto. ¿Les habrá perdido su afán de mensaje –España como selección arcoiris peninsular o algo así? Otra vez será.

El Mundo, que opta por la manifestación y no por el fútbol. Otra reunión de portada que debió ser interesante –bueno, supongo que en ese diario discuten la portada ¿no? Que la discuten antes, digo.

Que La Vanguardia siga en plan estrictamente visceral y El Periódico con su poesía. Luego, dentro, mejoran una barbaridad: eligen explicarlo a través de crónicas de autor. Muy bien. Porque una manifestación así no tiene mucha noticia: fueron tantos, gritaron esto, comenzaron a tal hora y acabaron a cual, etc. Nada.
Otro asunto anecdótico (o sea, uno de los que a los periodistas nos gusta profundizar): las cifras de la manifestación de ayer en Barcelona. Los organizadores hablan de 1,5 millones de personas, la Guardia Urbana de 1,1 millones y Lynce, una empresa contratada por la Agencia Efe, da un máximo de 64.400 personas. El sentido común le hará ver que ninguna de las dos primeras cifras es posible, aunque los medios ya habían aceptado todos el millón antes de que comenzara la marcha. La última, lo mismo: leo en La Vanguardia que se desplazaron a Barcelona un millar de autobuses de fuera. Eso solo ya da unas 40.000 personas. Unos linces.

No se pierdan la presentación de 33 portadas digitales en lo de AC*. HAy prensa, teles, radios, agencias… Esas homes se hacen en caliente: los diarios moderados suelen moderarse más aún y los furiosos… también. Gràcies, xiquet.

Y además: el Presidente del Partido Popular publica el mismo artículo sobre la selección española en Marca, Público y El País. Comenta NE*: "Tienen que estar los tres diarios contentísimos con él". Claro, van como van y pasa lo que pasa. Los diarios, digo. A quién se le ocurre pedir a un político –a casi cualquier político– una pieza así. Y para qué, además.
Publicar un comentario en la entrada