viernes, 27 de agosto de 2010

¿A quién le cree?

Con las aclaraciones del caso, por si no las conoce. La circulación certificada por el IVC de Clarín en junio fue de 300.837 ejemplares. La de Tiempo Argentino (mantenido con dinero del gobierno -de todos los argentinos) no la podemos conocer. Todos los canillitas a los que pregunto me asegurar que nadie lo compra.

Aparece en la tapa de Tiempo Argentino este editorial de su director, Roberto Caballero. Explica las razones por las que no respetaron un pacto de confidencialidad. Tan cínico es que al final se embrolla aclarando cómo es eso de decir la verdad mintiendo y hasta asegura que no son cínicos. Y así empieza, lamiendo las botas de Christian Louboutin de CFK:
Dos meses y tres semanas después del informe de Tiempo Argentino, el Estado Nacional, representado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, emitió un informe de 23 mil fojas que arribó a similares conclusiones que el nuestro. Saludamos desde estas páginas que una jefa de Estado de la democracia, elegida por el voto popular y en las urnas, se haya atrevido a enfrentar a los voceros del orden conservador, con el mismo énfasis y convicción de este pequeño colectivo de trabajadores de prensa.
¿Qué quieren que les diga? Prefiero el editorial de Jorge Lanata del 25 de agosto (emisión 77).

Hoy no entiendo a Página 12. Es probable que ayer no supieran qué hacer con la portada. Cualquiera sabe que si una acusación tiene 23.000 fojas es porque está escondida en una maraña imposible. No es una virtud sino un vicio la cantidad exagerada de fojas.
Publicar un comentario en la entrada