sábado, 14 de agosto de 2010

No sólo el diseño editorial es incestuoso

Hay muchos más Doppelgänger en el diseño publicitario y en las marcas. Ahí no copian: fusilan. Y en marcas fuertes, de esas que se cobran bien caras.