martes, 31 de agosto de 2010

El peor empresario del mundo

Los mismos diputados que aprobaron suprimir la publicidad de las emisoras del operador público France Télévisions quieren ahora reconsiderar la decisión. En enero de 2009 eliminaron los anuncios entre las 20 y las 6 horas y acordaron extender la medida al resto del horario en noviembre de 2011, fecha en que se extinguirán también las emisiones analógicas.

Las dos nuevas tasas creadas para compensar la pérdida de ingresos publicitarios de la tv pública arrojan un saldo negativo de €301,3 millones (US$ 364,6 millones). El impuesto sobre la facturación publicitaria de las tv privadas ha aportado €27,7 M y la previsión era de €94 M. Este 60,5% de diferencia se debe a los apaños entre el Gobierno y los operadores privados, que desvirtuaron la ley al reducir el monto de la tasa del 3% al 0,5-0,75%. La tasa sobre la facturación de las telecos recaudó €215 M –previsión: €450 M, una diferencia del 52%. Pas mal.

Prometieron reducir el déficit y… lo han aumentado. Porque esa diferencia se saldará aumentando la asignación del Estado (Tú & Yo).

O sea: la medida ha sido un fracaso. La gente pagará más por lo mismo.

Por suerte para los contribuyentes, France Télévisions en 2009 logró ingresar €140 M más de lo previsto en publicidad y patrocinios y alcanzó los €404 M. O sea ¡un 35% más! ¡en un año de crisis total! Unos héroes. Para que tenga contexto: el récord de facturación publicitaria se alcanzó en 2007: €800 M.

Eso significa que el Estado (Tú & Yo) debe aportar €415 M. El déficit estimado para 2012, teóricamente el primer año sin publicidad, es de €650 M, €750 M si además se eliminan los patrocinios. Los diputados de la mayoría ya hablan de retrasar la supresión de la publicidad.

Los anunciantes también. Consideran a los telespectadores de France Télévisions un gran target para sus campañas, una audiencia que no encuentran en los canales privados. Claro, esos canales (TF1, M6, Canal+) se oponen a mantener la publicidad.

Los legisladores también consideran aumentar el canon que se cobra a las familias para sostener la tv pública –por ejemplo gravando las computadoras o cobrando por receptor y no por hogar. El Gobierno francés no quiere ni oirlo. Es tabú, dice Le Monde ($).

Pues que se vayan preparando. Bruselas no objeta a las aportaciones directas del Estado francés a su tele, pero tiene en su punto de mira la tasa impuesta a las telecos francesas, precisamente la que aporta los mayores ingresos en sustitución de la publicidad.

Y en España, que se preparen más. El Gobierno copió el modelo francés –salvo el canon–, inclinándose ante los operadores privados. Pero como son más machos, implantaron la supresión total de publicidad de golpe. ¿Adivinan qué ocurrirá cuando las tasas sobre las teles privadas y las telecos no basten para sufragar el déficit de TVE y sean puestas en cuestión por Bruselas?

Preparen sus carteras. Si aumentan las tasas, los operadores repasarán el aumento a los clientes (Tú & Yo). Si se impone un canon, nos lo cobrarán a Tí & a Mí.

El Estado es el peor empresario del mundo. Especialmente cuando se pone a empresario de la comunicación. Y lo pagamos Tú & Yo.
Publicar un comentario en la entrada