jueves, 12 de agosto de 2010

El tigre acorralado

DsD reconstruyó parte de la reunión de directivos y editores de Clarín sobre la base de los testimonios de tres fuentes de la redacción, de diferentes secciones y suplementos. Les paso los textos de Diario sobre Diarios con algunos arreglos míos (manías de editor) ya que no es tan fácil encontrarlos ni leerlos en el sitio de DsD:
El caso de Papel Prensa fue uno de los ejes de la reunión. Héctor Magnetto, con la ayuda de Jorge Rendo, dio detalles de lo que considera una ofensiva del Gobierno contra su persona. Cuando se abrieron las preguntas, varias de ellas tuvieron como eje ese asunto. Se comentó allí que el oficialismo difundirá un informe en el que supuestamente acusará a Magnetto y a Bartolomé Mitre (La Nación) por complicidad en la expropiación de la firma a la familia Graiver. El CEO de Clarín desmintió información que habría hecho circular el Gobierno y habría dicho que a la viuda de Graiver, Lidia Papaleo “la vi una vez en mi vida”. Le consultaron sobre las consecuencias que tendría la investigación y presuntamente Magnetto respondió “son capaces de meterme preso” en referencia al kirchnerismo.

Uno de los puntos que trataron en la cumbre fueron las presuntas pérdidas patrimoniales que tuvo el Grupo a raíz del prolongado enfrentamiento con el Gobierno nacional. El encargado de explicar la situación fue el Director de Finanzas Corporativas, Alejandro Urricelqui, que trazó un panorama de la performance de la cotización de las acciones del holding en las bolsas de Buenos Aires y de Londres. Urricelqui aclaró que, pese a esos inconvenientes, “el directorio se mantiene unido” y aseguró que se conservará la actual estrategia. Luego de ello disertó Héctor Aranda, que describió con lujo de detalles la versión de Clarín sobre la situación de Papel Prensa S. A.

En otro pasaje de la cumbre, tomó la palabra Gabriel Cavallo, abogado de los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble.
Luego de brindar diversos detalles sobre la causa judicial, afirmó que está convencido de que “no son hijos de desaparecidos”, de acuerdo a las fechas que se manejan y a los casos denunciados por organismos de derechos humanos. Agregó que los jóvenes “están muy tranquilos” y “no tienen nada que ocultar, siempre estarán a disposición de la Justicia”.

La alocución de Héctor Magnetto se volvió tensa cuando acusó a todo el aparato del Estado de estar actuando contra ellos. Enumeró entre otros a la AFIP (organismo recaudador de impuestos), al Banco Central, a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, a la UIF (inteligencia financiera anti lavado de dinero) y hasta la Anses (seguridad social). Para Magnetto se trata de una persecución que no tiene antecedentes. Y afirmó ante la sorpresa generalizada: “Si necesitan tanto para atacarnos es porque no tenemos el culo sucio. Porque no pueden encontrarnos nada. Porque no tenemos cosas escondidas y somos transparentes”.

Sobre el final de la reunión, uno de los asistentes le preguntó al CEO de Clarín, Héctor Magnetto, cual había sido la causa de la pelea tan dura con Néstor Kirchner. El empresario señaló que “en 2005 tuvimos las primeras percepciones sobre una dirigencia oficial que no entendía el rol crítico que el periodismo debe tener en una democracia”. Dijo que desde ese año hasta 2007 se dieron “las primeras tensiones”. Para Magnetto el conflicto del gobierno con el campo fue el “catalizador” de esa tendencia oficial a cuestionar las coberturas periodísticas. “Ustedes saben que yo soy de Chivilcoy, José y Héctor Aranda tienen campos en Corrientes, somos hombres de campo”, fue otra frase del CEO. “El Gobierno no comprendió que el reclamo de la Mesa de Enlace no fue una presión de la oligarquía, sino de todo el campo argentino y por eso tuvo tanto consenso social”. Debido a ello, “nosotros nos pusimos al frente del conflicto y a partir de allí, el Gobierno decidió destruirnos”, concluyó.
Estas reuniones, como las de Magnetto con Carlos Reutemann y otros políticos que pueden derrotar a Kirchner, responden a la estrategia política de Clarín (no periodística, que también sigue).

Es el zarpazo del tigre acorralado.

Esto termina mal (3) en Paper Papers, 2/6/10