viernes, 26 de marzo de 2010

Una propuesta para la AEDE

Es imposible resolver un problema sin formularlo bien o acabar con tu enemigo sin saber quién es. La Asociación Española de Editores de Diarios (AEDE) está en esa situación, cavando una trinchera cada vez más honda a su alrededor y agravando las críticas condiciones de su ramo.

El presidente de la AEDE y consejero delegado de Unidad Editorial, Antonio Fernández Galiano –un mánager muy pero que muy listo– dijo este miércoles (pdf) que buscadores y agregadores de contenidos deben pagar por usar los contenidos de los medios.

Sí. Uno piensa lo mismo aunque no del mismo modo. Eso equivale a agarrar el rábano por las hojas y no contarlo todo. Aquí está un excelente contranaálisis de AS* sobre el asunto. Para empezar. El meollo, me parece, es:
# que se hable de Google y no del usuario
# que se hable de Google y no de la cualificación de tu audiencia
# que se hable de Google y no de la fidelidad del usuario
# que se hable de Google y de no de un modelo de negocio centrado en buenos contenidos
Así es, AS*.

Otras dos pruebas de que los Editores españoles están completamente fuera de onda, a tenor de la palabras de su Presidente:

—El furor del converso a la causa de "la sociedad", a la cual advierten que "la información es un tesoro y tiene un valor económico que hay que defender", pues constituye uno de los pilares de la democracia, etc. Si creyeran eso de veras llevarían una gestión muy diferente de sus negocios, desde los salarios que pagan hasta los anuncios que publican y el modo como bastardean tanta veces la información o la formación cero que proporcionan a sus periodistas. Etcétera.

"La sociedad" es un interés sobrevenido muy recientemente entre los editores españoles. Prisa, por ejemplo, ha buscado un socio salvador cuyo lema también es "la información es un tesoro". Sí, pero otro tipo de tesoro que cotiza en Wall Street. Son muy dueños, claro, de vender y venderse, pero entonces que no nos toquen la milonga de la sociedad, la democracia y la libertad. Esa canción hace años que la suenan mejor y con más ritmo muchos blogueros y otras especies online. Este baile es divertido, pero cansa.

—"La gratuidad de la información contribuye a su trivialización porque no es lo mismo consultar Wikipedia que una Enciclopedia Británica". En efecto, no es lo mismo. Es igual o mejor. En fin, tampoco es ese el punto. El punto es que Wikipedia ha obligado a Britannica a ponerse al día, a quitarse el polvo y a reaccionar. Nadie en su segmento de producto lo había logrado antes. ¿Quién sale ganando? Nosotros, la gente.

A los negocios agrupados en la AEDE les ocurre algo parecido a la Britannica. Y su reacción es el pataleo y la desmemoria. Sobre la gratuidad ¿le suenan a la AEDE los conceptos "venta en bloque" y "prensa gratuita"? Porque los dueños de los gratuitos que trivializan la información y de los diarios de pago son los mismos y se sientan en la misma mesa. ¿No podrían decirse esas cosas entre ellos? Meterían menos ruido.

La venta en bloque ha hecho que muchísimos lectores –alrededor del 30%– piense que la prensa de pago es también gratis. Hace como un año, El Periódico de Catalunya decidió valientemente decir al mercado la verdad y quitar la espuma de la venta en bloque de sus datos de difusión: pasó de 170.000 a 135.000 ejemplares diarios. Bravo. ¿Piensan que es diferente entre el resto? Benditos.

Hace unos años éramos puretas y antiguos quienes juzgábamos efímera la gratuidad porque gratis no es un modelo de negocio –y nunca lo será– y decíamos que la venta en bloque mataba la marca y promovía un consumidor-que-no-gasta –o sea, el peor de todos. El director decimonónico, me llamaba un editor con obvio afán de molestar –y perdón por hablar de uno.

Todo eso –y otras cosas– es ya historia. Olvidémoslo.

El asunto con Google es que en el circuito del negocio, en la cadena de valor de la información, you name it, el buscador (sic: sería mejor decir el publicitario) está fuera de las áreas de coste. Tanto en publicidad como en búsquedas. Sus operaciones están instaladas al 99% en la zona de ingresos. Cuando Google entra por arriba y tiene que gestionar costes de verdad –YouTube, por ejemplo– es un desastre. Y es que casi cero multiplicado por muchos millones de unidades resulta en muchísimos millones. Y la escasa calidad de ese contenido no atrae publicidad suficiente para cubrir ese coste casi cero. Claro, lo pasan mal.

Por eso suenan a baladronadas sus amenazas de instalar banda ancha superrápida si las telecos les cobran por usar su infraestructura. Nunca lo harán.

La AEDE también olvida que del modelo Google –transitar en la zona de ingresos, aprovechándose de los costes pagados por otros– viven, malviven, piensan que pueden vivir o dicen que viven… toda una serie de empresarios digitales entre los cuáles destacan célebres prensáfobos y periodismófobos que no les darán cuartel. Todos, Google incluido, suelen comportarse como adolescentes asombradas ante su primera regla y creen que sólo tienen derechos y no obligaciones. Y como son enrolladetes y te regalan cosas, al personal nos caen simpáticos.

Y también hablan y no paran de libertad, ciudadanos, democracia, sociedad abierta… ¡Igualico que la AEDE! Vamos. Dejen en paz todo eso y aplíquense al negocio.

José Jiménez, Director de Innovación Estratégica de Telefónica I+D ofreció en septiembre de 2009 su visión de Internet dentro de 30 años:
[…] la arquitectura de la nueva red [debe permitir] manejar contenidos, no solo datos y [estar] orientada a las personas y no a la comunicación entre máquinas. Creemos que trabajar para hacer una realidad la nueva Internet y poder utilizar mejor sus posibilidades van a ser fundamentales para la competitividad de las sociedades y de los países. Es una labor que no puede abordar una empresa en solitario.
y Esta Casa comentó al respecto, pensando en qué institución establecerá confianza y credibilidad (no será Google):
Oigan: Google está quedando anticuado. Piénsenlo. En pocos años puede quedar reducido a una utilidad invisible y vulgar de cualquier sistema operativo. It's so 2009. Las redes sociales, ahora en el Paleolítico porque están en manos de nerds y agentes comerciales, tienen mucho más futuro.
Gente de la AEDE ¿no se dan cuenta que las redes sociales les están comiendo el futuro de su negocio, que se basa en lo de siempre: Credibilidad, Confianza y Capacidad de Edición [Antes Llamada Periodismo]? ¿A qué esperan para reunirse con los Jiménez que entienden de veras de qué va Internet y a organizar su negocio bajo esas coordenadas estratégicas: Contenidos y Personas? Dejen a Google los Datos y las Máquinas.

Sobre todo, por favor, dejen de llorar a los difuntos –los diarios– y de dar la brasa a la gente. Renuévense y cumplan con su deber de una vez. La mayoría todavía les preferimos a ustedes antes que a Eric Schmidt. Ánimo.
Publicar un comentario en la entrada