lunes, 29 de marzo de 2010

Qué emoción ilusionada

Ni uno ni otro tienen nada que esconder –ni lo esconden. Diarios con línea y sin vergüenza. Al menos sabes a qué atenerte.
Publicar un comentario en la entrada