martes, 15 de septiembre de 2009

Reconstruir la realidad

El Mundo montó dos fotos tomadas con segundos –quizá menos– de diferencia para dar en portada/tapa una panorámica que la cámara no ofreció. Hubo que quitar a Zapatero de una de las instantáneas –por repe. Se ha armado un escandalete, con los enemigos de ese diario rasgándose las vestiduras y Reuters quejándose de violaciones del contrato e infracción de "las normas éticas más básicas del fotoperiodismo". Etc.

Las fotos originales:


El montaje de la portada:
Bueno, bueno. El Mundo debía haberlo advertido claramente: es un montaje de dos imágenes tomadas con décimas de segundo de diferencia. En eso estuvieron mal.

El resto es bobada. La escena ocurrió así. Los que estaban allí enfrente vieron eso: a esas señoras y a esos señores de esa guisa, tal cual. El Mundo reconstruyó la realidad. ¿No es lo que hacemos los plumíferos tantas veces con la escritura, uniendo hechos y dichos ocurridos y proferidos antes y después por las mismas y/o diferentes personas?

Le gustaría a uno que esa energía ética la emplearan los hipócritas para ver la viga en su ojo y para denunciar otros manejos que ese y otros medios hacen de la realidad, no ya reconstruyendo sino reformándola a su gusto o ignorándola porque molesta a otros intereses bastardos. Por ejemplo, en el titular que acompañaba a la foto.
Publicar un comentario en la entrada