miércoles, 9 de septiembre de 2009

Hay que corregir

Me lo encontré en una página completa -tabloide- de La Tercera de Santiago de Chile del domingo 23 de agosto. Tanta tinta negra debería costar un plus al anunciante...

Cuando el anuncio viene con un error, como en este caso, ¿hay que corregirlo? Yo digo que sí y eso que no sé si quien cometió el error es la agencia de publicidad, la universidad, o el mismísmo padre Hurtado.

Más de una vez el anunciante del aviso corregido no ha querido pagar. Es una situación típica: un editor ve el error en el anuncio y lo manda a corregir. Al día siguiente vienen las quejas, del cliente y de la gerencia comercial (cuando deberían venir agradecimientos y abrazos). Ocurre mucho con los fúnebres/las esquelas.

El aviso es una perla, potenciada por ser de una universidad. A no ser que Hurtado pretendiera perseguir judicialmente al mundo entero, además de poner las comas en pésimos lugares.
Publicar un comentario en la entrada