miércoles, 15 de septiembre de 2010

La geolocalización acabó con el cólera

Toda esta moda, este furor, este esnobismo sobre la geolocalización se reduciría a la mitad con un poco de memoria. John Snow [^] la empleó en 1854 para localizar y liquidar el foco de la epidemia de cólera que afectaba al Soho de Londres. Y sirvió para acabar de una vez con la teoría de miasma – que decía que el cólera se contrae respirando aire deteriorado– e inagurar la moderna epidemiología.

Snow geolocalizó los casos de cólera en un plano del barrio y advirtió que la mayoría se daban cerca del pozo de Broad Street. Lo mando clausurar y la epidemia desapareció paulatinamente [clic>amplía]:
Claro, Snow no sabía que estaba geolocalizando. Y MU*, que nos explicaba a Snow y otros, tampoco. Podrían nombrar a ambos patrones de la cosa.
Publicar un comentario en la entrada