sábado, 25 de septiembre de 2010

El arrepentimiento de La Vanguardia

La Vanguardia abre hoy su portada con el mismísimo asunto de ayer pero interpretado para que el lector piense como ellos. ¿Se habrán arrepentido de informar para facilitar que sus lectores juzguen lo que quieran? Pena y ridículo. Tratan hoy de vender como información su opinión negativa ("castigo fiscal") sobre la subida de impuestos a los que más ganan. Eso ya nos lo contaron ayer donde debían: en el editorial. Tratan a sus lectores como borregos.

Hoy

Ayer