lunes, 13 de septiembre de 2010

Un enemigo de envergadura para la prensa

La nómina de prensáfobos aumenta con esta incorporación de, digamos, envergadura. Gràcies, J*