martes, 28 de septiembre de 2010

Esperábamos otros cambios

Por fin ayer a la noche pude leer Clarín del domingo. Ricardo Kirschbaum explica los cambios en la columna Del editor al lector que pasa los domingos a la página 3:


¡Uf! ¿Era necesario el lugar común? Solo le faltó al final un cansino adverbio todavía.

Doble entrada al diario con sumarios y minisecciones de resumen semanal en la 2 y 3. El despliegue empieza en la 4. Muy bonito todo: apuesta, temas, lecturas, Hermenegildo Sábat en la 3 y Alejandro Borensztein –ya un clásico del domingo– ahora en la dos. Lo que más promete es la vuelta de Horacio Altuna a la contratapa (y lo que se agradece es que ya no esté allí La Nelly).
Amigos de Clarín, lo que los lectores estamos esperando no es otro ritmo de entrada en el diario, ni un sube y baja nuevo. Tampoco el folletín de Altuna o la genialidad de Sábat, por buenos que sean. Lo que necesitamos es que se conviertan en próceres del periodismo y peleen en serio por la libertad de todos y el desarrollo de la Argentina en democracia.

Necesitamos que deje de mandar en los contenidos la Gerencia de Asuntos Corporativos. Y aclaro que es un consejo empresario, porque ese y solo ese es el camino para mantener vivos y rozagantes los negocios del Grupo. Ese es el verdadero periodismo, el que apasiona y que vivirá para siempre.

Nota: la entrevista de Jeffrey Goldberg a Fidel Castro publicada por The Atlantic el 8 de septiembre ya olía a podrido...
Publicar un comentario en la entrada