viernes, 31 de octubre de 2008

La universidad y los cantamañanas

Soy ex alumno de la Universidad de Navarra. Más que eso, debo ser algo parecido a un hijo de ella. Por lo pronto le debo mi doctorado como uno le debe la vida a sus padres. Hay quienes lo pagan, quizá por tener dinero. A mi, en cambio, me becó la misma Universidad a través de la Asociación de Amigos.

Eso para aclarar las generales de la ley. Y sigo...

En medio de millares de gestos de solidaridad -que no se bien para qué sirven, pero me sumo por las dudas- he visto y leído tantas estupideces que me descorazonan. Casi todas ellas en los comentarios a las noticias que iban apareciendo en los sitios web de los diarios españoles. Me sorprende tanto odio en España y me duelen los epítetos de barricada del estilo de tu lo que pasa es que eres un euskaldún noseké... Cuando la discusión llega a la estatura o el tamaño de la oreja, estamos en problemas. Caímos en la lógica talibán.

Pero lo que más me sorprende es que todos -casi todos- estos comentarios eran de gente que se solidarizaba con la universidad, con sus empleados, estudiantes y profesores (que también estudian, me consta).

Otro dice: "Me sorprende que habiéndose producido un atentado en la puerta de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra los propios alumnos no hayan cubierto mejor la noticia. Tenían una oportunidad magnífica para practicar el ejercicio de lo que algún día será su profesión, de hacer fotos, vídeos, de utilizar todas las herramientas que hoy tenemos a nuestra disposición y apenas lo han hecho. Me siento decepcionado". Es Chus del Río, director de Contenidos de Prisacom en el congreso de Nuevo Periodismo de Cáceres (no conozco a del Río y es la primera vez en mi vida que me entero de su existencia) Debe ser un buen profesional, pero no sabe dónde queda la puerta de la facultad, qué es una facultad, qué un estudiante, qué una universidad... Se la imagina como una carpintería, con aprendices que se pasan el día en la puerta y llevan en sus morrales garlopas y escuadras por si se da la oportunidad de una cepilladita. Otro cantamañanas. Respetado cantamañanas, de esos que hablan sin saber.

Y aclaro también que esto del cantamañanas es una condecoración cariñosa -nada talibán- que hemos decidido poner con Toni Piqué a los que lo son de verdad y hasta que demuestren lo contrario. Si alguien no está de acuerdo, le quitamos el mote sin más.

Cantamañanas tiene una sola acepción en el DRAE: Persona informal, fantasiosa, irresponsable, que no merece crédito.

Facultad de carpintería en Paper Papers, 4/5/08
Carreras que cierran horizontes en Paper Papers, 27/12/07
Publicar un comentario en la entrada