lunes, 13 de octubre de 2008

El nuevo Nóbel lo tiene claro


Wall Street ha subido hoy lunes más de 11%. El respiro parece llegar, aún a los legos. Lenta pero finalmente reditúan las medidas aplicadas... ¡en Londres!

Discutía hace un momento Gonzalo sobre la lealtad de la prensa en tiempos turbulentos: ¿Con el sistema o con los lectores?Barinagarrementería cuestionaba además sobre el enfoque en la lectoría: ¿Para expertos o para el lector común?

El ejemplo de Paul Krugman en el NYT es afortunado: Artículos críticos y explicativos. El recién anunciado premio Nóbel de Economía cayó en buenas manos.

2 comentarios:

TP dijo...

hmmmmmm. Le dieron el Nóbel por sus teorías sobre la generación/localización del comercio en el mundo, no por sus columnas en el NYT.
Cuando sale de su área, Krugman es un keynesiano más con las mismas manías de la elite demócrata o los progres socialdemócratas europeos. La suerte de PK es que enfrente tiene al tontorrón de Bush.
Los del Nóbel de Economía son oportunistas pero no tontos: ayudan a la Economía a recuperar el prestigio que debería estar por los suelos.

ED dijo...

El mismo día que sube la bolsa, unas horas antes en el NYT aparece una explicación acertada, clara y amable respecto al origen de la cura ante la crisis económica.
¿El autor? Un columnista de opinión y análisis que ese mismo día fue nombrado Premio Nobel de Economía por su trabajo académico de 30 años atrás.
Los Nóbel de Economía no los dan por periodismo pero como lector resulta un lujo que un columnista de varias veces por semana reciba tal distinción.
Es cierto: Los del Nóbel ayudan a la Economía a recuperar el prestigio.