lunes, 13 de octubre de 2008

Dilema ético

Me gustaría tanto que los diarios y las revistas en lugar de poner esos grandes titulares de Crash! -y fondos negros en serie- mejor nos explicaran: qué sucede, cómo nos afecta la caída de las bolsas, cuáles son las proyecciones para empleo, consumo, subidas de precio... a entender verdaderamente lo que está pasando comenta Barinagarrementería en un post sobre las coberturas con puras interjecciones de la crisis mundial.

¿Qué debe hacer un periodista o un periódico que sabe que Leham Brothers está a punto de quebrar? Si lo dice acelera la quiebra y si no lo hace puede ser que los hermanos Lehman y otros bancos se salven (y los usureros y las cuevas de dinero y los vividores y los buitres...) Pasó en la época de la crisis bancaria en el Ecuador en 1999 y durante la crisis argentina de fines de 2001. Ambas terminaron con las presidencias de Jamil Mahuad y de Fernando De la Rúa, pero quienes sufrieron realmente las consecuencias fueron los ahorristas.

¿Hay que salvar el sistema o hay que avisar a los ciudadanos que su dinero no está seguro? Yo no tengo ninguna duda: la misión de la prensa es advertirlo. Siempre. La alternativa sería la complicidad con los mangantes y el poder. ¿Provocaría una corrida bancaria, la quiebra y la crisis? No: defendería con periodismo los intereses de los ciudadanos, aunque eso provoque la quiebra de todo el sistema. Por eso, además les advertiría lo que puede pasar.

Durante las crisis del Ecuador y de la Argentina algunos medios fueron cómplices del poder y de los bancos. Mal hecho. Muy mal. Ahora están pagando las consecuencias de su prudencia.
Publicar un comentario en la entrada