martes, 20 de octubre de 2009

Chof

Y no piden perdón ni nada. Con las ganas que tiene la gente de que este Millet vaya al calabozo. No se puede jugar así con las emociones del pueblo. Y con la debida seriedad del oficio, tampoco.
Publicar un comentario en la entrada