jueves, 8 de octubre de 2009

Algo huele a podrido

Por si hacía falta alguna señal para demostrar las verdaderas intenciones nada democráticas de la Ley de Medios del gobierno de los Kirchner. Las amenazas de Guillermo Moreno no tienen desperdicio, aquí en Clarín y aquí en La Nación.

La realidad política argentina vaticina algo peor de lo que pasó a finales de 2001: legisladores comprados (o vendidos), matonismo de estado, extorsiones, bancarrota, abuso obsceno de un poder que no llega ni al 20 por ciento de imagen positiva...
Publicar un comentario en la entrada